El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{ desde otra ventana }

RAMÓN BALTAR

Aplauso a los académicos

07.08.2017 
A- A+

LA Real de la Lengua acepta que la forma iros de la segunda persona del imperativo es tan legitima como la culta idos. Con gran disgusto de los puristas, escuadrón de melindrosos.
Los cuales ignoran, o lo que sería peor todavía, menosprecian la no desmontada doctrina horaciana de que la lengua pertenece al pueblo que la habla y no hay otra norma que su gusto. Pretender que el pueblo llano la habla mal es lo mismo que afirmar que no domina el instrumento del que es creador, demasía que descubre resabio elitista.
Los informados están al corriente de que la lengua dispone de varios registros que el hablante utiliza según la ocasión lo pide o impone, y cubren desde el trato de asuntos cotidianos y profesionales hasta la expresión literaria de alto estilo. La calificación de vulgar para denominar al primero de estos registros no debe de entenderse en sentido peyorativo.
Apuntan los entendidos que el IROS salió de IDOS por rotacismo de la dental, explicación que para ser considerada necesitaría dar razón de por qué en la forma homófona que funciona como participio pasado no se produjo cambio conjeturado.
A bote pronto cabe otra propuesta: la r vendría del uso del infinitivo con valor imperativo que aparece en frases tipo “Irse todos al cuerno”. Se recomienda por la economía de hipótesis.
Profesor titular de Latín