El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

RESEÑA MUSICAL

RAMÓN G. BALADO

Donizetti: “Rita”, ópera por el “CMUS”

04.03.2018 
A- A+

El “CMUS” aventura una entretenida producción escénica de la ópera “Rita” de G. Donizetti a repartir en cuatro jornadas distintas, la que ofrecerá en el Auditorio del propio “CMUS”-lunes día 5, a las 20´30 h.-, a la que seguirá la de la “Igrexa da Universidade”- día 8,-20´30 h.-, y con dos salidas para ampliar perspectivas, una en Cambados, en el “Auditorio da Xuventude”- día 7, a las 20´30 h.-, y la de Noia al “Teatro Coliseo Noela”- día 11 a las 20´00 h.-, contando con la dirección musical de Alejandro Valcárcel- responsable de los arreglos musicales y la iluminación-, la escénica de Luz Alonso y la asistencia de Alba Díaz como pianista repertorista. La edición de las partituras es trabajo conjunto del propio Valcárcel, conjuntamente con Sonia Avilés, Ángela Nieto y Mercedes Rodicio. La imagen es trabajo de Juan Lameiro y la escenografía de Carlota Salgada. En el apartado orquestal, el propio centro contribuye con una formación orquestal integrada por cuatro violinistas, dos violas, dos chelistas, dos contrabajos, flauta, oboe, clarinete, trompa y fagot.

Destacan en los roles solistas la soprano Anna Melikova-“Donna Rita”, dueña de la taberna-;el tenor Christian Losada- el marido actual de Rita-, y Pablo Neves- “Gaspar”, el consorte anterior-, y un papel hablado, el del criado, que a efectos reales debe cubrir una voz de bajo, y que en el rol propio corresponde a “Bartolo”. Una ópera que el bergamasco no llenó a ver en estreno, teniendo que esperar años hasta que la “Opera-Comique” se decidiese por llevarla a escena un 7 de enero de 1860, tras pasar un largo ostracismo desde su año de composición en 1841. Su primer título había sido “Deux hommes et une femme”, para un espectáculo que se resolvía con ocho números musicales entrelazados con chocantes diálogos hablados, tema común en el estilo de las “opera-comique”, tan francesa ella y cercana a la “Opéra bouffe” que dejará excelentes frutos en Offenbach.

Siempre en clave cómico-burlesco, para desenmascarar vicios y situaciones chocantes de irresistible actualidad. Lejanas afinidades tendrá con el “singspiel” alemán o la “ballad opera” inglesa y, evidentemente, con nuestra zarzuela, en el “género chico”, que vendrá poco después. Se trata pues de espectáculos breves, no muy ambiciosos artísticamente y destinados para todo tipo de públicos, apoyándose en canciones ligeras e inspiración popular, en sus tonadas, que los compositores sabrán tratar con el necesario sentido de lo inmediato. En este caso, la obrita tuvo también otro título, “”Rita, ou le mari battu” (Rita, o el marido maltratado) y en el catálogo de sus óperas, ocupa un espacio menor.

Bastará con ceñirse a la grabaciones disponibles: La de la productora “Nuova Era”- con Adelina Scarabelli, Pietro Balli y Alessandro Corbelli, dirigida por Federico Amendola con la “O.C. Siciliana (1991); la de”Kicco Classic”, de 2001, con Teresa di Bari, Walter Omaggio y Paolo Bordogna, de Carlo Palleschi y la “O. della Fondacione I.C.O. Titto Schippa” o la más reciente de 2014, en el sello “cajón de sastre” que es “Opera Rara”, dirigida por Sir Mark Elder en “The Halle” y con solistas de peso, Katarina Karneus, Barry Banks y Christopher Maltman.

Cuatro fueron las óperas “post mortem” estrenadas del autor, entre las que aparece “Rita”, “Il Pigmalione”, de su etapa de estudiante en Bolonia; “Gabriella di Vergy”, que se conoció en Nápoles, en 1869, en versión modificada por otros arreglistas y ”Le duc d´Albe”, abandonada a mitad de composición, pero recuperada por A.Ponchielli, que revisó la conclusión, tarea que confiará a Matteo Salvi, para una representación en el “Teatro Apollo” de Roma, en marzo de 1882. Donizetti viviría un decenio de éxitos notables, en parte por las productivas colaboraciones con Cammarano con resultados tan interesante como “Pia de´Tolomei”, para el “Teatro Apollo” de Venecia; “Roberto Devereux”, estrenada a lo grande en el “San Carlo”, de Nápoles o “”Belisario”. En “La Fenice”.

París no será menos en sonados acontecimientos por los contratos, y entre ellos, “Lucia di Lamermoor” para el “Théâtre Italien”, en 1837, consiguiendo entonces el mismo reconocimiento que Bellini y, para mayor contraste con la anterior, “L´elisir d´amore”, actualmente con indiscutida vigencia. La versión francesa de la primera, logrará confirmarle tras la puesta en escena en el “Théâtre de la Renaissance” y en 1840, “La fille du Regiment” paseará laureles en la “Opéra Comique”. Una carrera desmesurada de continuos trabajos contra el tiempo y contra sí mismo. En junio de aquel año, abandonará Paris durante un tiempo, pasar trasladarse a Bérgamo en donde se encontrará con su viejo amigo Mayr.

Los propios bergamascos le brindarán un afectuosa acogida, borrando así antiguas rencillas tras el fracaso en tiempos de “L´ajo nel l´imbarzzo”, de 1830, pero de nuevo el “Téâtre de l´Opera” demandará su presencia, tras una breve estancia en Milán y será entonces el momento de rendirse a la “grand-opéra” con “La favorita”, ópera que recuperaba materia procedente de “L´ange de Nisida”, resultado del compromiso con el director y con su protegida, la diva y mezzo Rosine Stolt, quien antes había rechazado “Le Duc d´Albe”, por considerarla impropia para su voz. Los desencuentros con ella, no impidieron la carrera ascendente de Gaetano Donizetti, con óperas que se mantuvieron en cartel desde entonces. Podríamos hablar de “Linda di Chamounix”, para Viena; esta misma “Rita”, en un acto y un puro entretenimiento en un acto; “Don Pasquale”, destinada al “Téâtre-Italien” parisino; “Caterina Cornaro” y una secuela de honrosos trabajos. Otro tema será la incongruencia de muchos libretos, pero la propia música resuelve tales entuertos.