El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{RESEÑA MUSICAL}

RAMÓN G. BALADO

“Favola d´Argo” en “Espazos Sonoros”

07.09.2017 
A- A+

La Igrexa de Sta Maríña de Sela, en Arbo-sábado día 9, a las 20 h.-, acoge al trío formado por la soprano Rosana Orsini, el clavecinista Marco Brescia y el omnipresente arpista Manuel Vilas, que se presentan como “La Favola d´ Argo”, en directa alusión al mítico viaje de los Argonautas a bordo de la nave Argo, en la que también viajaba Orfeo, con sus cantos para disuadir a los navegantes de los encantamientos del canto de la sirenas. En el programa, obras en mayor cantidad Giovanni Felice Sances, G. Frescobaldi, G.Mª Trabaci, Tarquinio Merula y un anónimo, el “Lamento di Marietta”. Rosana Orsini participó en agrupaciones especializadas: “Il Combattimento”, el “Laboratorio Turcchini” de Antonio Florio, o la “O. Ouro Preto”. Es doctora en Ciencias Musicales por la Universidad Nova de Lisboa, y por la Sorbona, además de especialista en canto lírico por la “Mannhattan School of Music” neoyorquina y cuenta con un posgrado de la “Royal Acc. Of London”. Su escuela la lleva al “Conservatorio di San Pietro a Majella” de Nápoles con A.Florio y al “CNDM”, con E. López Banzo. Marco Brescia, es organista en las especialidades historicistas del XVI al XIX, y se formó en la “Escuela Superior de Música de Catalunya” y en la Sorbona, Es director del “Fest. Int. de Diamantina” y del ciclo organístico “Vila Nova de Farmaliçao e Santo Tirso”.
Manuel Vilas, prolífico como pocos, estudió con Nuria Llopis y María Galasi y sus colaboraciones con formaciones señeras dice ya bastante, desde el “Ensemble Elyma” o “Música Ficta” y “Al Ayre Español”. De sus trabajos, destaca la recuperación del “Manuscrito Guerra” o los realizados con voces especializadas: Marta Infante, Mónica Piccinini o Isabel Monar. “Favola d´Argo” tiene su sede en Oporto y centran su quehacer en las formas antiguas historicistas, con preferencia a los repertorios iberoitalianos. Sta Mariña de Sela, lugar de encuentro, es una iglesia barroca construida por encargo de abad Baltar de Puga y Novoa, a finales del XVVII, en la que destacan sus pinturas murales que cubren la bóveda de cañón a partir de la cornisa de piedra. Esta a orillas del Miño, en donde destacan sus vinos del llamado Condado do Tea. También por sus aguas minero-medicinales, que fueron analizadas por Miguel Gil Casares.
Musicalmente, Giovanni Felice Sances acapara mayor atención por sus cinco piezas: “Lagrimae tutte amare”, “Misera, or si ch´il pianto”, “Fuggi, fuggi mio cor”, “Chi non sa cosa sia amor” y “Usurpator tiranno”, compositor y cantante, que sirvió en la corte austríaca desde 1636, como tenor y maestro de capilla. El programa, es una aproximación a la cantata italiana del “Primo Seicento”, en especial para la voz con acompañamiento de continuo, arpa y clave. Es uno de los primeros en componer “durchkomponiert” estróficas. Estudió en el “Colegio Germanico”de Roma. Estrenó su primera ópera “Ermonia”, en Padua y estuvo al servicio de Fernando III en Viena. Como vice- maestro de capilla, bajo la tutela de Antonio Bertali, pudo estrenar sus óperas más apreciadas. No faltaron obras de cámara vocales para una o tres y una gran variedad de música litúrgica.
T.Merula con una “Canzone II”, fue un destacado violinista, organista y compositor de Cremona y que conoció un momento fundamental como maestro de capilla en Santa Mª la Mayor de Bérgamo, a pesar de ciertos malos hábitos de los que se guarda memoria. Giovanni Maria Trabaci- “Toccata prima in quarto tono”-, procedía de Nápoles y ocupo la plaza organista de la capilla del Virrey español en 1601. Publicó dos destacados trabajos de obras para clave, avanzando el estilo innovador y cromático de Frescobaldi. De Frescobaldi, precisamente dos piezas, “11 partite sopra l´aria de Monicha” y una “Toccata” prima”, músico que había recibido parabienes desde su infancia por su canto de celestial belleza, en consideración del escritor de Ferrara Antonio Libanori. Fantasías, madrigales y obras para voz, son parte de un repertorio que permanece más vivo que nunca. En sus obras para el teclado, pueden observarse herencia de los organistas del XVI, españoles y venecianos, por sus actitudes estilistas.