El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

RESEÑA MUSICAL

RAMÓN G. BALADO

Tres compositores gallegos y M. Palau

10.08.2018 
A- A+

Cuatro compositores para el programa de la “Real Filharmonía de Galicia”, dirigida por Maximino Zumalave, en el “Auditorio”-20´30 h-, en el segundo programa del “LXI Curso U.I. de Música en Compostela”. Tres compositores gallegos, comenzando por Xavier de Paz, del que escucharemos “O mencer dos soños”, un músico que tuvo la oportunidad de trabajar en composición con Joan Guinjoan, además de ampliar con Zbigneiw Rudizinski y Franz Hummel. Fue archivero de la “JONDE”, entre los años 1989-92, antes de trasladarse a los Estados Unidos para especializarse con Stephen Grye y James Sellars, en la “Hartt School of Music”, Universidad Harttford, en donde completó su magisterio en composición y recursos de electroacústicos.

Ganó en 1993, el Primer Premio de la séptima edición de la “SGAE”, por la obra “Sentado sobre un golfo de sombra”, para conseguir al año siguiente el “Edward Diemente”, de la “Hartt School of Music” y en 1996, será becado por el “Ministerio de Asuntos Exteriores de la Academia de Historia, Arqueología y Bellas Artes de Roma”. Recibió el “Premio Andrés Gaos” por la obra Das Ausencias I”. En las ediciones del primer ciclo de las “VII Xornadas de Música Contemporánea”, recibió el encargo de su obra para piano “Xiada de fogo”. Especial interés tiene su trabajo con el “Instituto Complutense de Ciencias Musicales”, en las revisiones críticas de zarzuelas.

“O mencer do soños”, en la consideración de Carlos Villanueva Abelairas, es un encargo para la “Expo-2000”, de Hannover y dedicada al propio Maximino Zumalave, quien la dirigió en el estreno, en la ciudad alemana, en aquel año. Más tarde, acabaría teniendo un registro discográfico. Estamos ante una obra de gran formato (maderas a 2; 2 trompas; 2 trompetas; 2 percusionistas y cuerdas), podríamos encasillarla en la parcela del neorromanticismo, con una cuidada relación tonal evolutiva, una evidente recreación de juegos cromáticos…Aunque en realidad, se puede enfocar-a pesar del gran aparato tímbrico- como una obra intimista de pocos personajes, casi camerística en el magnífico empleo de la cuerda en secciones de cámara (divissi, contrapuntos internos, etc…) con una cierta concepción estructuralista que dan a la obra un interés añadido cuando nos acercamos a la partitura.

J.Bal y Gay con “Concerto Grosso”, un homenaje a J.S. Bach, estrenado por C.Chávez con la “O. S. Nacional”, en marzo de 1951 y con Agustín Oropeza (flauta), Ben Ftorsch (oboe), Martín García (clarinete) y Alfredo Bonilla (fagot), como solistas. Andrés Gaos con “Impresión nocturna en Re M.”, y su tempo es un “Andante”, al que Gaos añadirá, “Serenamente”, para una partitura colmada de indicaciones, composición para instrumentos de cuerda y que en el trabajo realizado por Julio Andrade Malde, en cuanto a su edición, había sido objeto de dos ediciones, con algunas diferencias. La versión de Xoan Manuel Carreira, es la que toca la “O.S. de Galicia” y que según parece es la más difundida, porque las grabaciones con orquestas extranjeras así lo demuestran. La versión de Joam Trillo, es la que interpretaba la “Xoven Orquestra de Galicia”, hasta su desaparición, y la que toca la “Real Filharmonia de Galicia”. Además de la partitura orquestal existe también otra manuscrita que contiene la reducción para piano hecha por el propio autor.

Gaos apreciaba esta partitura hasta el punto de solicitar a su familia que fuese tocada en su velatorio. Lo cuenta su hijo, Gaos Guillochon, quien decía que era un poema sinfónico para orquesta de cuerdas, que el autor estrenó con la “Orquesta Lamoureux” de París, con ocasión de la “Exposición Internacional de Música”, celebrada en 1937. Su contenido emocional es muy intenso y tanto era el aprecio de Gaos por esta obra, que me pidió unos meses antes de morir, que durante su velatorio hiciéramos escuchar en forma continuada una grabación particular (disco) que poseíamos de esa obra.

Trillo completó un magnífico análisis con tres puntos que caracterizan esta obra (y la mayor parte de la música de Andrés Gaos). No he alterado el texto en absoluto, pero sí he eliminado aquellos pasajes excesivamente técnicos, que quedan reservados para los especialistas. Gaos Guillochon refleja en unas breves palabras las características más acusadas de la obra y su efecto sobre el oyente: ”Permanente cromatismo y armonía extremadamente densa y compleja. Envuelve al oyente en un fluctuante ondular melancólico y lo extasía en una dulce tristeza que enternece casi hasta el llanto”. La grabación realizada por Maximino Zumalave, tuvo como apoyo a la “Orquesta de Cámara de Stuttgart” y hay otra de Trillo con la “Xoven Orquestra de Galicia”

El valenciano Manuel Palau, tendrá dos obras en atriles, “Homenaje a Debussy” y “Divertimento”. Fue un músico que se formó con Juan Cortés, Pedro Sosa y Eduardo López-Chávarri, antes de trasladarse a Francia en donde tuvo como maestros a Charles Koechlin (armonía, contrapunto y fuga) y Albert Bertalin formas musicales). En orquestación, disfruto de la escuela de Ravel y Jacques Ibert. Se dedicó a los estilos más diversos, en lo que también tuvo cabida la dirección de bandas musicales, como las de “Liria” y “Moncada”. En su ambición ecléctica, fundó una orquesta de cámara, la “O.S. Pro Arte”. Metidos dentro de su estilo, él mismo se reconocía como integrado en la escuela valencianista, sin olvidarse de la incorporación de nuevas tendencias innovadoras, en especial del impresionismo y la modalidad. Obtuvo en dos ocasiones el “Premio Nacional de Música”, uno por “Gongoriana”, en 1927, y otro por “Atardecer”, en 1945.