El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

galería de palabras

ABEL VEIGA

Seguimos en el teatro

13.06.2019 
A- A+

LA sobreactuación continua. Mediocre, pero ahí la tenemos. De órdago en órdago, y descubriendo tardíamente el falso envite. No llegan las sumas. De momento. Todo debe empezar sin embargo. El compadreo termina y hora es de ponerse serio. Demasiada vehemencia, no menor petulancia y arrogancia. Cada uno juega a lo suyo. Pero pronto queda al descubierto.

Parece que se encarrilan los gobiernos autonómicos, algunos municipales, pero el pastel, cómo no, la Moncloa. Sánchez amaga con nuevas elecciones, no las quiere, pero sabe que es un buen acicate que puede frenar, de momento, solo de momento, demasiadas exigencias a corto plazo.

Se buscan fórmulas demagógicas. Gobierno de cooperación, qué es eso cuando te prestan 42 escaños para una investidura aún insuficiente podemos preguntarnos. Nada sale gratis en el proscenio político de veleidades y medias mentiras.

Pero la palma se la sigue llevando Ciudadanos. No pero sí, sí pero no en su pantalla falsa ante Vox. Sigue el devaneo mediático, pero no se sostiene. Pierden a jirones dentellados credibilidad. Los vaivenes acompañan al partido y a su líder desde hace tiempo.

Querer y no poder, pero ya han pactado entre las tres derechas los Parlamentos de Murcia y la guinda, Madrid. Hacen como que no, que ellos solo negocian con populares. Pero por omisión consentida y aplaudida necesitan y piden ese apoyo voxista. La farsa debe continuar. Si no, simplemente sería estulticia a raudales.

Los populares amagan, esperan y aprietan el acelerador de sus exigencias. Saben que el ayuntamiento de Madrid pende más hacia Ciudadanos que hacia ellos, segundos y terceros respectivamente. No gobernará la lista más votada. Vieja propuesta de Feijóo, que ya nadie escucha en Génova, ávidos de poder y de colocar muchos viejos cargos que han vivido de la política y no tienen donde ir tras la debacle de abril.

Pero algo es cierto, si hoy hubiera elecciones dos serían los triunfadores claros y únicos, amén de los nacionalistas, sempiterna máquina de ganar en sus taifas particulares donde ya se proscribe abiertamente el castellano en ruedas de prensa. Lástima que la periodista a la sazón no se hubiere levantado, y quizás alguno más, en ese émulo trumpetiano de arrogancia y soberbia.

Sí, socialistas pero sobre todo populares si hubiere de nuevo en unos meses elecciones generales ganarían y crecerían en escaños, sobre todo estos últimos. Visto lo visto con Vox, todo pero nada, humo, y visto lo visto con Ciudadanos, el Partido Popular una vez tocado suelo y castigado, pero hastiado el electorado con lo visto, crecería en escaños. Y posiblemente algo, pero menos, también los socialistas. Ni Ciudadanos, ni mucho menos Podemos y tampoco Vox querrían ahora mismo elecciones.

En el entreacto, entre bambalinas y cortinas seguirá el juego barato y mediocre. Eso se nos da de maravilla a los españoles. Otra cosa, ya veremos ...

Profesor universitario