El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{COMPOSTELA EN FORMA}

SANTI CARRO

Signaturas

11.11.2018 
A- A+

Cola de caballo, uña de gato, garra del diablo, sello de oro, diente de león... desde tiempos remotos, el hombre ha sido pragmático a la hora de etiquetar muy diversos vegetales, fijándose en su aspecto externo. No en vano, ya en el siglo XVII un discípulo aventajado de Paracelso, llamado Oswaldo Crollius, advertía de la "similitud mágica de las signaturas"; es decir, la relación directa y terapéutica que existe entre el órgano humano y la planta que lo imita.

Actualmente, que ya no prestamos atención a la etimología (origen de los nombres) de las diferentes plantas y hierbas, mucho menos vamos a advertir relación alguna, entre órgano y planta... cosa que sí hicieron en su día galenos, herboristas y fitoterapeutas del pasado a la hora de elaborar sus remedios. Que la raíz de la mandrágora poseyera una fuerte similitud "antropomórfica" (con forma de hombre) o que la nuez de nogal fuese un "calco exacto" del cerebro, alimentaron todo tipo de relaciones, "causa-efecto" entre planta y enfermedad.

Ahora no tenemos tiempo para estas "tonterías", y lo que prima es atomizar los alimentos en sus constituyentes más básicos para, acto seguido, estudiar a fondo -y en pieza separada- cada uno de sus constituyentes para, con un poco de suerte, ser capaces de fabricar (entre matraces y pipetas) derivados químicos con acciones terapéuticas similare... eso sí, patentables. Que a nadie extrañe que la clínica actual también está "atomizada y desmembrada", existiendo un médico especializado según qué parte del cuerpo esté afecta: uno se encargará del ojo izquierdo, otro del ombligo y otro del dedo gordo del pie. Y como existe un fármaco para cada dolencia, el alivio será inmediato y el éxito del matasanos incuestionable... eso sí, a la hora de recetar una dieta o unos hábitos saludables para intentar corregir esa patología que subyace a los síntomas clínicos que estamos enmascarando, ¡¡¡amigo, de eso nadie entiende!!!

Lo queremos y lo queremos ya, y por eso mismo carecemos de visión "estereoscópica" médicos y pacientes. El dolor ya no es un síntoma, sino un malvado súpervillano al que hay que erradicar con todo el poder de la ciencia. Incluso los gurús actuales de la salud buscan con vehemencia números, datos, gráficas y estadísticas (que sirvan para respaldar sus hipótesis) entrando a cada minuto en el portal Pudmed, donde se cuelgan todos los estudios científicos habidos y por haber, para saber cuáles son los informes más recientes sobre tal o cual sustancia. Y ya, una vez cubiertas sus espaldas con los últimos ensayos científicos y evidencias disponibles, toda esta gente se dispone a colgar en sus blogs las oportunas recomendaciones. Digo más, gustan de reseñar en negrita, y a cada párrafo de sus disertaciones, citas y enlaces de estudios búlgaros o polacos que, efectivamente, respaldan todo eso que nos cuentan.

Lo malo del Pudmed y de este tipo de portales es la diversidad de opiniones, o de intereses, que son volcados en sus páginas. Si usted sospecha que la leche es mala, podrá teclear en Google la leyenda "leche mala" y le saldrán ipso facto 438 estudios actualizados que aseguran que la leche, efectivamente es mala. Pero si usted opina que la leche es buena, y teclea siguiendo tales instintos, se materializarán otros 439 artículos que aseveran lo contrario.

Pero que quede muy claro: ni pretendo hacer apología de la medicina paracélsica ni estoy en contra de las últimas investigaciones. Vive Dios. Tan solo arremeto contra la pérdida de visión "panorámica" en detrimento de las visiones "atomizadas", cortas de miras. Los estudios deben tomarse en cuenta, por supuesto, pero dentro de un contexto multidisciplinario, que también tenga en cuenta lo que pasa en la vida real y lo que dictamina la naturaleza. No perdamos nunca ese componente llamado instinto, que siempre nos ha acompañado -tan acertadamente- y guiado nuestra mano, a la hora de comer y hallar los remedios sanadores.

Centrobenestarsantiago.com

EL OBJETO DE ESTE ARTÍCULO ES SÓLO ORIENTATIVO. CONSULTA CON TU MÉDICO Y/O ESPECIALISTA CUALQUIER CAMBIO EN TU DIETA O ENTRENAMIENTO