El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

JOSÉ MANUEL ESTÉVEZ-SAÁ

Ellas son el sueño americano

11.11.2018 
A- A+

UN centenar de mujeres han entrado en el Congreso de los Estados Unidos, contribuyendo, así, a una mayoría demócrata en la Cámara Baja, frente a un Senado que seguirá siendo republicano. Sus nombres aluden a mujeres jóvenes, de extracción social humilde, e incluso de diversa procedencia racial y religiosa. Así, Sharice Davids y Deb Haaland son las primeras mujeres nativo-americanas que llegan al Congreso; y dos musulmanas Rashida Tlaib e Ilhan Omar han hecho lo propio en sus áreas de influencia. Una joven de origen hispano, Alexandria Ocasio-Cortez, a sus 29 años, se ha convertido en la representante electa más joven. A estos nombres podemos añadir los de Verónica Escobar, Sylvia García, o Ayanna Pressley, entre otras muchas.

Podríamos decir que ya estábamos acostumbrados a la proyección social y política de las mujeres en EEUU, sobre todo pensando en figuras como la demócrata Hillary Clinton, o como la republicana Sarah Palin; pero veo en estos renovados nombres, y en estas nuevas caras, a figuras mucho más representativas de lo que podríamos denominar la mujer de a pie. Ya no se trata de mujeres blancas de clase media-alta que han recibido una exquisita educación, sino de madres, hermanas e hijas que representan a un país tan complejo y variado como EEUU.

Desde los años 50, la gran potencia norteamericana ha abanderado movimientos feministas y de reivindicación de género. Ahora necesitaba que estas voces tan presentes, por ejemplo, en el mundo académico, y también a nivel popular gracias a movimientos como MeToo o la Marcha de las Mujeres, llegara también a la política. De hecho, hasta ahora, apenas unas pocas podían presumir de ello.

Dado que el Partido Demócrata está falto de un liderazgo visible, y en previsión de las elecciones que tendrán lugar dentro de dos años, tendremos que estar muy atentos para ver si alguna de estas nuevas figuras se decide a retomar el testigo y el lema, en femenino, de Obama "Yes, we can" ("nosotras sí podemos"), porque entonces nadie se atrevería a negar que el sueño americano también es de ellas, de las mujeres que luchan a diario contra la violencia, la discriminación y la falta de medios.

Hablo de esas necesarias y valientes voces femeninas que reivindican una sociedad más justa e igualitaria. Independientemente de que alguna consiga convertirse en cabeza visible del Partido Demócrata, lo importante es que, ya sea desde Nueva York, o desde Minnesota, Michigan, Massachusetts, Kansas o Texas, estas nuevas voces frescas y enérgicas animarán a muchas más a postularse como legítimas representantes de la diversa y rica ciudadanía estadounidense.

www.josemanuelestevezsaa.com