Lunes 21.10.2019 Actualizado 11:26
Google    

El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

{a bordo }

CARLOS LUIS RODRÍGUEZ

Todo para el BNG

06.09.2012 
A- A+

LA política hace extraños compañeros de cama. Como el matrimonio, añaden algunos. Pocos podían imaginar en el mismo tálamo electoral a Yolanda Díaz y a Xosé Manuel Beiras, pero ahí los tenemos dispuestos a ir al altar. Cada uno con su dote. ¿Qué aporta a la nueva sociedad Esquerda Unida? Votantes refugiados del PSOE y una modesta base institucional con concejales esparcidos por Galicia adelante. ¿Y Beiras? Su nombre, el más ilustre de la izquierda nacionalista contemporánea.

Beiras es un líder que no tiene partido, y hay un partido que carece de líder. El problema del nacionalista ha sido siempre andar sin un aparato como Dios manda, lo cual ha hecho que perdiera todas las batallas en el BNG. Tenía ideas, pose, carisma, pero sin carisma, pose ni ideas, la UPG le ganó siempre la partida gracias a poseer una prodigiosa organización, heredada de los viejos principios leninistas. Esa carencia le ha acompañado en este breve exilio porque Anova es poco más que un club.

Beiras lo sabe y sabe que presentarse a pecho descubierto a los comicios sería un suicidio. Hacerlo sólo con los de Compromiso no es tan suicida, pero entraña un riesgo enorme de quedar fuera del juego político. Por eso se saca de la manga una alianza de izquierda y busca pareja con una formación de obediencia estatal. Que a su vez estaba resignada a crecer en Galicia de forma vegetativa, falta de una foto vistosa que poner en los carteles. Por eso la entente es comprensible aunque esté movida por la necesidad.

Beiras encuentra una montura para cabalgar hacia el Parlamento y dejarla en cuanto llegue. La prueba de que no le ve más continuidad es que el beirismo quiere una alianza que no implique mayores intimidades. Una joint venture que no suponga combinaciones programáticas ni nada por el estilo. Esquerda Unida piensa aprovechar el tirón, sin ignorar tampoco que el futuro divorcio está más que cantado. Gerard Depardieu y Andie MacDowell protagonizaron un guión similar bajo el título Matrimonio de conveniencia.

El gran beneficiario es el BNG. Si finalmente Compromiso X Galicia firma también un compromiso con Esquerda Unida, la única formación nacionalista en la competencia electoral sería el Bloque Nacionalista Galego, que demostraría con los hechos que el pecado de sus disidentes era no creer en proyectos propiamente gallegos. Huyendo de la tutela de un partido anacrónico y mandón como la UPG, los escindidos pasarán a convivir con otro con parecidos defectos: el clásico Partido Comunista.