El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

LA OTRA JUGADA

VÍCTOR TOBÍO

Un guirigay de campeonato

09.12.2018 
A- A+

EL PASADO fin de semana España vivió dos éxitos deportivos a nivel internacional que convendría resaltar. Por un lado la selección femenina de fútbol sub-17 se proclamó campeona del mundo, con la azulgrana Claudia Pina como gran protagonista, al imponerse en la final a México y alcanzar así el primer entorchado mundial en féminas que viene a sumarse a los logrados por los hombres tanto en sub-20 como en la máxima categoría. Y, por otro lado, y quizá el que menos repercusión ha tenido pero que en el fondo es tremendamente importante, la clasificación de la selección masculina de baloncesto para el Mundial del próximo año.

Los de Sergio Scariolo ganaron con mucho sufrimiento a Ucrania con lo que se aseguraron la presencia en la Copa del Mundo del próximo verano a celebrar en la República Popular China. Pero en este apartado es en el que queremos incidir porque difícilmente las cosas se podrían hacer peor de lo que lo han hecho los responsables de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) y los de la Euroliga cuyo enfrentamiento viene de lejos -había que remontarse al 2011- y que ha provocado que la mayoría de selecciones jugasen sin sus mejores hombres pues tanto los de la NBA como los de equipos de la Euroliga negaron su cesión algo, por otra parte, lógico, pues estos conjuntos se quedarían en muchos casos en cuadro cuando se están jugando su pase a la siguiente ronda.

Como consecuencia de todo ello, por remitirnos solo al combinado español, Scariolo ha tenido que echar mano, por decirlo gráficamente, del equipo B, jugadores a los que habría que levantar un monumento pues han conseguido la clasificación sabiendo que salvo quizá uno solo de ellos -puede que sea Colom- no estarán entre los elegidos para disputar el Mundial. Otros equipos no han tenido esa suerte y entre ellos cabe destacar al actual campeón de Europa, Eslovenia, que al no poder contar con sus jugadores NBA quedó apeada.

No se comprende como en siete años, desde que la FIBA inició un proceso de consultas para poner en marcha este sistema de 'ventanas' no se ha podido llegar a un acuerdo cuando menos para poder contar con los jugadores de los conjuntos que disputan la Euroliga y más cuando en 2015, una vez concretados esos parones impuestos por las selecciones, todas las ligas nacionales adaptaron sus calendarios al organigrama de la Federación Internacional salvo la Euroliga que ya anunció la pasada temporada que no tendría en cuenta las 'ventanas FIBA' poniendo partidos en las mismas fechas que los contemplados para las respectivas selecciones, apoyado por los equipos que se negaron a ceder a sus internacionales.

La Euroliga argumenta, y en eso tiene razón, que son los clubes los que pagan los sueldos de los jugadores y, consiguientemente, tienen derecho preferencial a utilizarlos. Así, el conflicto estaba servido y se llegó a dar la curiosa circunstancia de que la propia Federación Internacional llegó a un acuerdo con la NBA para durante la temporada no convocar a los jugadores que pudieran ser seleccionables a cambio de que la liga americana se comprometía a tomar parte en la Copa del Mundo. El agravio comparativo era evidente y así difícilmente las posturas se iban a acercar, llegándose al día de hoy con una fase de clasificación en la que la mayoría de los equipos nacionales tuvieron que echar mano de jugadores reservas que han provocado la eliminación de conjuntos que deberían poder estar en China, adulterándose, en cierta medida, la competición.

Esta negativa experiencia debería de hacer reflexionar a unos y a otros para, en el futuro, intentar evitar que se repita. No debería ser difícil dar con una solución que contentase a todos y esta podría venir dada porque se pongan de acuerdo FIBA y Euroliga para que las fases de clasificación de los equipos nacionales se disputen, por ejemplo, a final de temporada o en un momento en que no haya competición europea. Así, se podrían reunir todas las selecciones en un país y disputar sus partidos en dos semanas, con lo que se matarían dos pájaros de un tiro. Los seleccionadores podrían disponer de sus mejores hombres y la competición ganaría en interés, algo que, es obvio, se ha perdido con la llamada de jugadores que en condiciones normales nunca llegarían a integrar el equipo nacional.

Lo que no puede hacerse es estar parando cada dos por tres las ligas domésticas como ocurre, por ejemplo, en fútbol, armándose tal guirigay que a veces es complicado saber si este o aquel equipo está disputando partido internacional o de la liga de su país.

LO QUE DEBERÍA SABER

EL MERCADO A medida que se acerca el mes de enero, las secretarías técnicas de los equipos activan las negociaciones para reforzar aquellas plantillas que por diversas razones se han quedado cortas. Es el caso del Sevilla que busca desesperadamente hombres de ataque y entre los futuribles está el hijo del mítico jugador rumano Gica Hagi, Ianis de tan solo 20 años y que es el capitán del Vijtorul Costanta además de internacional por su país. El otro equipo sevillano, el Betis, también busca gol pues sus tres delanteros Loren, Sanabria y Sergio León tan solo han conseguido, en lo que va de temporada, tres goles y así se han fijado en dos españoles que militan en el fútbol inglés, el ex bilbaíno Fernando Llorente, que a sus 33 años apenas cuenta con oportunidades en el Tottenham, y el ex deportivista Lucas Pérez, que milita en el West Ham. Precisamente Llorente también podría ser objeto de deseo del club en el que se formó, el Athletic que necesita como agua de mayo reforzar su poderío atacante para salir del pozo en el que se encuentra y tampoco se descarta que hagan un intento por recuperar al centrocampista Ander Herrera, aunque esta operación resulta más complicada pues el ex zaragozista está siendo habitual en las alineaciones del Manchester United. Al que también le está saliendo competencia es al Barcelona que está intentando convencer al Ajax para que el próximo verano le traspase a sus dos extrellas, el defensa Matthijs de Ligt y el centrocampista Frankie de Jong. El equipo holandés podría recibir en las próximas semanas una oferta del Bayern de 150 millones de euros por la pareja, cantidad a la que no se acercaría el club barcelonista que ya está sondeando otros mercados y podría intentar el fichaje del uruguayo de la Juventus, Rodrigo Betancur.

LA CARA Y...

NIÑA PRECOZ A sus 17 años cumplidos el pasado agosto Claudia Pina ya acumula un curriculum que para sí quisieran jugadoras ya veteranas. Subcampeona del mundo Sub-20 el pasado verano y desde hace unos días campeona mundial Sub-17 con el conjunto entrenado por Toña Is, lleva camino de convertirse en el gran referente del fútbol femenino español pues clase y carácter le sobran y, además, cuenta con una gran virtud, ve puerta con facilidad y así consiguió tambien ser la máxima goleadora del Mundial además de ser proclamada mejor jugadora. Milita en las filas del Barcelona y el futuro le pertenece.

LA CRUZ

DE CAPA CAÍDA Desde que Eduardo 'Toto' Berizzo dejó el banquillo del Celta, donde hizo una excelente labor, su carrera ha ido de mal en peor. Dejó el conjunto celeste para fichar por el Sevilla donde fue cesado a las primeras de cambio y este verano aterrizó en Bilbao donde ha durado tan solo catorce jornadas, dejando al equipo en puestos de descenso lo que llevó a la directiva de los 'leones' a darle la carta de despido poniendo en su lugar a Gaizka Garitano. Con este nuevo traspié, el entrenador argentino deberá, a sus 49 años, empezar casi de cero en busca de un reconocimiento que ahora mismo no tiene.

EL AUTOR ES PERIODISTA