El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

rompente

XOSÉ RAMÓN R. IGLESIAS

Paso de peatones

24.04.2019 
A- A+

APENAS pasaban coches, pero el rojo para los peatones en el semáforo se hacía eterno. Mientras esperábamos, resignados, se sumó a nosotros un joven que empezó a dar vueltas como un león enjaulado. El típico que, si está solo, se la refanfinfla la prohibición lumínica al otro lado de la calzada. "¿Le habéis dado al botón?", preguntó de golpe con ese passé composé del castellano que choca tanto en Galicia y se abalanzó a pulsarlo, resuelto, como quien nos salva la vida a todos. Pero no por ello el semáforo cambió antes de color. El botón para los peatones raramente es efectivo. Se diría que la función que le asignaron, más que acortar el tiempo de espera a los viandantes, es de tipo psicológico. Actúa como un sedante, que calma a quien cree que su petición es atendida. En política, las elecciones tienen un efecto parecido. La gente vota y se convence que tiene el control sobre los partidos y sus programas. Se olvida que siempre hay un Rajoy que promete bajar los impuestos y después los sube. El ciudadano le da al pulsador del semáforo convencido de que la luz verde será para él, no para el gobernante. Y luego cruza y lo atropellan. Por eso no extraña que haya quien se abstenga de apretar el botón.