Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 13 junio 2021
11:07
h

El barítono Borja Quiza, un homenaje a Julio Andrade Malde

    En la programación de Amigos de la Ópera de A Coruña, espacio dedicado a “Os Nosos Intérpretes”, en el Teatro Colón de A Coruña con el barítono Borja Quiza, en un homenaje al añorado Julio Andrade Malde, en una selección de páginas de las llamadas canciones de ida y vuelta, en el salto Atlántico, con páginas de Xoán Montes, J.Fernández Vide, Andrés Gaos, el propio Andrade Malde o Ernesto Lecuona, Carlos Carles y Consuelo Velasques. Andrade Malde, fue un entregado compositor aficionado y entomólogo como solía autodefinirse con cierta sorna. César Wonenburger, compañero en lides, decía de él que poseía un lenguaje compositivo muy personal y original, y una traducción exacta de los sentimientos líricos de la música que reflejaba los aspectos más sutiles de la poesía, mostrando un inteligente tratamiento de la escritura vocal y una gran sofisticación del lenguaje pianístico. Palabras que tomaba prestadas de Pixán, quien reconocía el entusiasmo de poder grabar sus composiciones, una forma de entretenimiento porque, como bien sabemos, otras obligaciones profesionales le impedían prestar la debida atención al mundo de los pentagramas. Un ejemplo nos queda por el trabajo para la Banda Municipal de A Coruña, junto a la coral Polifónica “El Eco”, estrenado el 30 de abril de 2016, una revisión armónica del “Himno Galego” Otro trabajo irrenunciable en el mundo de la musicología, imprescindible obra de consulta, es la monografía “Andrés Gaos: El gallego errante”, auspiciado por el Consorcio para la Promoción de la música.

    Borja Quiza, natural de Ortigueira, fue alumno de Teresa Novoa, Mª Dolores Travesedo o Renata Scotto, ampliando con el tenor argentino Daniel Muñoz, llegando a recibir el Premio “Ópera Actual”, como mejor cantante lírico de 2009. Reciente tenemos en la memoria dentro de las programaciones, el “Io, Don Giovanni” ,de Carlos Saura, en la que el peso mayor se lo queda él. Una carrera que le permitió acceder a los festivales y coliseos de mayor rango, desde “La Fenice”, al “Reggio Emilia”, nuestro añorado “Festival Mozart”, el Teatro Campoamor, el “Festival Belcanto de Knowlton” (Montreal), la “Ac. Nazionale Sta Cecilia” (Roma) o el “Liceu” (Barcelona). Entre sus roles: “Figaro” (Il Barbiere di Siviglia); “Conte de Almaviva” (Le Nozze di Figaro); “Pelleas” (Pelleas et Melisande); “Ramiro” (L´ Heure Espagnole); “Papageno” (Die Zauberfllöte); “Dandini” (LaCenerentola); “Zurga” (Les Pêcheurs de perles); “Belcore” (L´Elisir d´amore) o “Marcello” (La Bohème). Y ya que estamos en ello, no podemos olvidarnos de la zarzuela, desde “La verbena de La Paloma”, a “El Barberillo de Lavapiés”, “La del manojo de rosas” y operetas como “La Viuda Alegre”.

    La Fundación Juan March, hizo posible la recuperación de “El pájaro de dos colores”, de Conrado del Campo, con dirección musical de Miquel Ortega y escénica de Rita Cosentino. Para los principales roles: la soprano Sonia de Munck (El pájaro/Ella); ; Borja Quiza( Don Tigre/ El Clon); Gerardo Bullón (El Mono/ El Augusto) y el actor y bailarín Aarón Martín, acompañados por el grupo de cámara de la “JONDE”. Jorge Fernández Guerra, observaba que “Fantochines” y “El pájaro de dos colores”, son dos óperas cortas y de formato reducido en efectivos. La primera tiene un grupo instrumental que es un sexteto; “El pájaro de dos colores”, más amplia, alcanza la forma definitiva en un grupo formado por un quinteto de viento, cuerda y piano. Ambas se enmarcan en una tendencia que se anunciaba como alternativa a la ópera tradicional, en formato y consecuentemente en estilo. El pequeño formato operístico, fue un subgénero muy destacado en la época. Para ejemplo, “Mavra” o “Renard”, de I.Stravinski, “L´enfent et les sortilèges”, de m.Ravel o “El castillo de Barba Azul”, de B.Bartok.

    De nuestra tierra, Xoán Montes, el autor de “Negra Sombra” sobre la poética de Rosalía de Castro y respetado por la emblemática “Unha noite na eira do trigo”, merecedora de los elogios del ilustre Rafael Mitjana, en 1895, género en el que destacó por el cuidado de su melodismo. J.Fernández Vide, recuperado recientemente y que en 1910, se había hecho cargo de la dirección del Orfeón Unión Ourensana, antes de seguir al año siguiente como organista en la Catedral de Ourense. Llegó a ser director artístico del Centro Gallego de La Habana, en su etapa cubana (1925-33). Destacan entre sus canciones: “A Virxe do Cristal”, “Nena das soedades” o “Primeiro desengaño do nosso amor primeiro”. El Andrés Gaos al que Andrade Malde prestó atención, es autor de canciones impregnadas por el estilo que supo asimilar las influencias afines: “Rosa de Abril”, “Fleurs d´ amour”, “Au poin du jour”, El dadivoso”, “Pastoral” o “Canción de primavera”. José Castro “Chané”, también con años en La Habana, donde se hizo apreciar como dinamizador de orfeones gallegos y que fue íntimo de Manuel Curros Enríquez, sobre cuyos textos compuso canciones, siguiendo la idea de Marcial del Adalid, en cuanto al valor de la prosodia.

    Ernesto Lecuona, portentoso e imaginativo pianista y hombre de escena por sus atractivas zarzuelas-“El batey” o “El cafetal”-, nos dejó piezas para canto con acompañamiento de piano, una verdadera curiosidad por el preciso destilado afrocubano, típicas delicias de salón que no dejan de tener plena vigencia en la actualidad, gracias a la recurrencia del ritmo constante. Carlos Gardel, empezar y no acabar, del cantante que eternizó “El día que me quieras”, “La cumparsita”,”Mi noche triste” o “Tomo y obligo”, se decía que los cafetines, las canchas de bochas, los conventillos, el mercado, fueron los escenarios naturales en los que Gardel templo su estilo, definió su vocación y nutrió su inventiva artística. El gran tema de los tangos gardelianos es el amor, fundamentalmente el amor no correspondido. En principio, el amor es considerado como el mágico lenitivo de los sinsabores cotidianos. Consuelo Velasques, podrá vivir eternamente por el bolerazo “Bésame mucho”, compuesta cuando todavía era una ardiente adolescente y que tendrá su primera interpretación con el barítono Emilio Tuero, en I944. “Nat “King” Cole, encontró una perla en cuanto se decidió a cantar en español en el puro estilo “crooner” y así hasta que versiones tentadoras, no dejaron de mover las apetencias de todo tipo de cantantes.

    12 sep 2020 / 00:51
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito