Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 16 mayo 2022
09:44
h

El CNI después de Paz Esteban

    LA toma de posesión de la nueva directora del CNI, Esperanza Cabaleiro, fue discreto, como todos los que se celebran en el Centro Nacional de Inteligencia.

    Asistió su antecesora en elcargo, Paz Esteban, cesada por conveniencia política, como se ha repetido hasta la saciedad. No hubo ni jun mal gesto por parte de Esteban, sino todo lo contrario. Es compañera de Esperanza Casteleiro desde hace 40 años, las dos entraron casi al mismo tiempo en el CNI y las dos fueron secretarias generales y, después, directoras. Junto a ellas,la ministra de Defensa, Margarita Robles, que en la semana última defendió con todas sus fuerzas el trabajo de Paz Esteban hasta el punto de que dio a entender que no consentiría bajo ningún concepto que fuera cesada porque había cumplido estrictamente con su deber.

    Sin embargo no dudó en ofrecer su cabeza cuando el presidente de gobierno se encontró acorralado por los independentistas catalanes.

    Robles, considerada el mejor activo del gobierno, la ministra más valorada, ha visto cómo en un cuarto de hora, tiempo en el que trató inútilmente de explicar que Esteban no había sido cesada ni destituida, sino sustituida porque se necesitaba dar un impulso tecnológico al CNI, esa valoración se venía abajo y, unánimemente, se la criticaba sin piedad. Le costará superar el bache. Si lo supera.

    El primer dardo lo recibió del Boletín Oficial del Estado, que la dejaba por mentirosa al recoger el cese de la ya ex directora del CNI. Los dardos siguientes, sin nombre y apellido, llegaban de la llamada familia militar, que decían a quien les quería escuchar que ministra Robles era la ministra más valorada del gobierno porque el ejército español mantenía un nivel de preparación tan alto o mayor que el de los mejores ejércitos occidentales y sobre todo sus soldados habían realizado un trabajo humanitario excepcional en misiones en las que otros profesionales no habían logrado estar a su misma altura.

    A Casteleiro la conocen bien el CNI, donde ha realizado una larga carrera profesional. En el 2008 fue nombrada secretaria general por el más polémico de los directores, Alberto Sáiz, contrapariente de José Bono –entonces ministro de Defensa–, que salió mal del Centro. Es el único director que tuvo que dejar el cargo por iniciativa de los propios trabajadores del CNI, preocupados por su falta de rigor y experiencia, por las constantes indiscreciones que afectaban a su trabajo y también por gastos no suficientemente explicados.

    La secretaria regresó entonces a su actividad anterior de inteligencia, hasta que Robles, cuando fue nombrada ministra de Defensa, se la llevó al ministerio como Jefa de Gabinete y, en el 2020, Secretaria de Estado de Defensa.

    Está bien considerada profesionalmente, aunque con algún capítulo fallido, como una misión que debía realizar en Cuba y que obligó al equipo a abandonar el país. El gobierno cubano trasladó su protesta al gobierno español. Fue hace años, pero se ha recordado estos días porque, es un lastre para Casteleiro.

    La sensación generalizada en el CNI es que Paz Esteban ha sido injustamente tratada por el presidente y por la ministra de Defensa. Se ha dudado de su profesionalidad ... y eso no se perdona fácilmente en un grupo que se juega la vida por España.

    14 may 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.