Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 01 octubre 2022
05:31
h
RESEÑA MUSICAL

El guitarrista J. María Gallardo del Rey, en su concierto de la “RFG” de 2008

    José Mª Gallardo del Rey, titular de la Cátedra de guitarra, en el “LXIII Curso I. U. de Música en Compostela” y que sigue la escuela que nos dejó J.Luís Rodrigo, fue protagonista del concierto de temporada ofrecido en la Gala de Reyes”, un sábado, 5 de enero de 2008, en el que para complacencia de noche tan familiar, interpretaría el universal “Concierto de Aranjuez”, de Joaquín Rodrigo. Una velada que mantendría los parámetros de una jornada realmente especial, para cumplir con los requisitos, el comienzo con la “Ouverture zu Dichter und Bauer” (1846) de la opereta “Poeta y Aldeano”. En medio, otra delicadeza ensoñadora, la “Méditation”, de la ópera “Thaïs”, de Jules Émile Massenet- la misma con las que hace pocas fechas, cerraba las fiestas locales, la “RFG” con su titular Paul Daniel, quien se trajo para mayor relumbrón, dos cantantes de confianza, el tenor Pene Pati y la soprano Amina Edris, en una gala para A Praza de Quintana, entre arias y dúos de domino público-, para redondear entonces con la festiva “Danza delle ore”, de la ópera a la francesa “La Gioconda”, de Amilcare Ponchielli, una página de especial atractivo sonoro, de la que se escuchan tratamientos de lo más atrevido. De Charles Gounod, detalles del “Ballet” de “Faust”, desde las “Danzas de las esclavas nubias” a la “Danza de Friné”

    José Mª Gallardo del Rey, tenía en su tarjeta de visita sus inicios en Sevilla, su ciudad natal, con tal solo diez años y un ambiente familiar y social propicio para una carrera con excelentes credenciales. Pronto daría el salto a emporios como el Teatro de “Les Champs Elysées”, el “Konzerthaus Wien”, el “Auditorio Stravinsky”, de Montreux, el Teatro Real de Madrid, o el “Perfomance Arts Center”, de California, entre otros. Pasaba entonces como uno de los pocos que cultivaba en amplitud el género camarístico, distanciado en cierta manera del habitual repertorio clásico, ya desde una amplia perspectiva, en los límites del instrumento y de su técnica, siendo frecuentes sus colaboraciones con espectáculos de teatro, ópera, el flamenco y derivados del jazz. Sus amplios intereses, le habían permitido desarrollar facetas igualmente de compositor y director, con experiencias directoriales con la “Telemann Chamber Orchestra”, de Osaka, en el debut de Paco de Lucía, dando su visión del ”Concierto de Aranjuez”, ofrecido en Japón en mayo de 1990.

    Era al tiempo director musical del grupo “La Maestranza” un septeto que daba a conocer sus propias obras, y era autor e intérprete de “Alta Definición desde España”, película oficial del Pabellón de España, en la exitosa “Expo 92” y en la ”Bienal de Arte Flamenca”, de 1998, ambas celebrada en su natal Sevilla. En recitales, llegó a compartir conciertos con la mezzo Teresa Berganza, transcribiendo para ella una importante variedad de repertorio vocal, entre arias de ópera desde Mozart a Bizet. Fue invitado a colaborar con Sir Yehudi Menuhin, J.Claude Rampal o Seiji Ozawa y en el aniversario de Rostropovich, en marzo de 1997 o en el “Festival de Guitarra” de Australia, con John Williams, en las ediciones de 1995/7. Ya en 2007, se presentó en otra Gala Navideña, con la mezzo Teresa Berganza, acompañados de su grupo ”La Maestranza”, además de otro concierto de tintes próximos al musical, con la mezzo madrileña, en la “Opéra Comique”, de París. Hasta entonces, había realizado una enriquecedora y larga gira, con la “Orquesta de Cadaqués”, con uno de los directores que obtuvo mayor partido, Philippe Entremont.

    Antonio Iglesias, director del curso, dejaría escrito en “Recopilación y comentarios”, dedicado a Joaquín Rodrigo y editado por “Alpuerto”, sobre el ”Concierto de Aranjuez”, unas palabras que siempre será placentero el repetir, sin ue sufran desgaste y sensación de abuso: Circula por la música española, diluida en sus venas y comunicándole su hondo latir, la rara influencia de un extraño instrumento, gigantesco y multiforme, que idealiza la caliente fantasía de un Albéniz, un Granados, un Falla, un Turina. Es un instrumento que tendrá alas de arpa, cola de piano y alma de guitarra. Esa alma se cristaliza, por primera vez, en el “Homenaje a Debussy”, de nuestro maestro Manuel de Falla. Este “Concierto de Aranjuez”, fue compuesto en París, en el invierno y en la primavera de 1939, y acabado definitivamente poco después. Fue estrenado al año siguiente, con un éxito sin precedentes en la música española. La crítica más responsable, saludó a esta obra con un exaltado júbilo, y coincidió en señalar la fecha de su estreno, como efeméride histórica dentro de la música nacional. Obra que, en sus raíces, como es bien sabido, toma s nombre del famoso Sitio Real, situado a cincuenta quilómetros de Madrid, camino de Andalucía, Sitio Real, particularmente favorecido por los Borbones Aunque este “Concierto”, es un trozo de música pura sin programa alguno, su autor, al situarlo en un lugar: “Aranjuez”, ha querido señalarle un tiempo.

    13 ago 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito