Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 21 septiembre 2021
02:02
h

El olvido de Annual

    SORPRENDE que un Gobierno tan dado a reescribir la historia haya ignorado recuerdo a los 13.000 soldados que perdieron la vida en la derrota de Annual, ocurrida hace 100 años, que iba a influir en los sucesos políticos del país y que precipitó la dictadura de Primo de Ribera, la anulación del Expediente Picasso y la vergonzosa actitud Alfonso XIII y de los generales y oficiales que, tras conducir a sus soldados a la derrota, los abandonaron e incluso compraron sus vidas a los rifeños.

    El Archivo Histórico Nacional custodia el famoso Expediente Picasso, por los sucesos de la Comandancia General de Melilla en los meses de julio y agosto de 1921. En la Dictadura de Primo de Ribera el expediente desapareció, pero volvió a ser hallado durante la II República, para volver a aparecer milagrosamente en 1990

    El general de división Manuel Fernández Silvestre, comandante general de Melilla, quiso avanzar y asegurar las posiciones para la toma de Alhucemas. Sorprende la improvisación y los errores del despliegue. Sólo el abastecimiento de agua costaba muchas bajas (las aguadas se hacían fuera de las posiciones, por lo que cada vez que se iba a buscar los tiradores rifeños abatían a los soldados españoles, hasta el extremo de que, en alguna posición, los pobres reclutas tuvieran que beber su propia orina).

    Las posiciones fueron cayendo y en algunos casos, los oficiales abandonaron a sus soldados, como el coronel Aráujo Torres y sus oficiales que compraron por 5.000 pesetas su vida a los sitiadores, en tanto sus soldados eran degollados. Alfonso XIII, mientras españoles morían en el Rif, se fue a un balneario de putas de lujo que frecuentaba en Francia. En el cementerio de Melilla un cenotafio recuerda a los soldados con una placa con los lugares donde fueron recogidos sus restos.

    Si han llegado hasta aquí, les diré que si puedo escribir este artículo se debe a que mi abuelo, el soldado de Infantería Luis Ramos Fariñas, fue uno de los supervivientes porque estaba agregado al Regimiento Alcántara por sus conocimientos para curar las heridas y rozaduras del ganado y que se encontraba en retaguardia con los maestros herradores y pudieron llegar a Melilla milagrosamente, junto con otros 200 que se prepararon para resistir el asalto final.

    27 jul 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito