Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 20 octubre 2020
01:23
h
Reseña Musical

El tenor Xabier Anduaga, “Premio del Concurso Operalia 2019”, en la “Temporada Lírica”

    El tenor donostiarra Xabier Anduaga, “Premio del Concurso Operalia”, de 2019, cuya fase final se celebró en el Teatro Nacional, de Praga, es otra de las voces de relumbrón para la actual convocatoria de la Temporada Lírica de “Amigos de la Ópera” de A Coruña, con el que contaremos el próximo día 16 de octubre en la “Gala Lírica ¡Viva el Belcanto!”, entre arias selectas de los Bellini, Rossini o Donizetti, que compartirá con Jessica Pratt, acompañados por la “OSG”, dirigida por Miguel Pérez Sierra, en el Teatro Colón. Un talento en su juventud, que sentó sus reales en certámenes de élite dentro de las especialidades que nos incumben, es decir, el “Festival Donizetti” , de Bergamo o el “Festival Rossini” de Pesaro. Precisamente en Bergamo, tuvo el beneficio de encarar un título relativamente infrecuente, perteneciente a la dinastía Tudor donizettiana, “Il Castello de Kenelgwort”, sabia decisión frente al resto de obras pertenecientes al ciclo y comunes en el repertorio de cantantes con trayectoria consolidada. Una de las compañeras en esa prueba de puesta en órbita, fue la soprano que le acompañará esta vez, Jessica Pratt, junto a Stefan Pop o Riccardo Frizza, como director. Una prueba superada con garantías y como el tenor comentaba, cuando haces óperas como “L´elisir d´amore”, tan habituales en las programaciones, los aficionados esperan escuchar algo renovador, desde detalles como un color especial, a modo de valor añadido. Algo similar podría decirse de mis compañeros entonces, Stefan Pop. Carmela Remigio o Jessica Pratt.

    Sería la crítica atenta la que descubriese en Anduaga aspectos que merecían reseñarse, en un cantante casi primerizo, la belleza natural, la sutileza del esmalte, la proyección en su claridad, el poderío seguro de la penetración tímbrica dentro de un “squillo” contundente. Una impresión que para el cantante, se convirtió en una garantía de confianza en sí mismo, mientras valoraba el hecho de encontrarse en la alternativa confiada, pero sin ceder a las tentaciones de sobrevalorar la realidad de lo conseguido hasta entonces. Parte de esa realidad, será la asistencia al “Festival Rossini”, de Pesaro, a partir de 2016, en el que interpretaría varios roles. Tendrá como profesora a Elena Barbé, con quien trabajará a conciencia y quien a su vez, le pondrá en contacto con Alberto Zedda, Fruto de esos resultados, será la incorporación al elenco de “Il Viaggio a Reims”. Con maese Zedda, añorado y apreciado en A Coruña por su imborrable legado, tendrá la oportunidad de continuar estudios en Madrid y A Coruña. Fue determinante en su formación desde joven, por la intensidad de trabajo y el cuidado en el análisis de los roles, insistiéndole en que su futuro, encontraría en Rossini papeles a sus condiciones vocales, paso previo a las reinas donizettianas. Zedda estará siempre en su consideración profesional.

    Zedda en una de sus puntualizaciones, le confiará en que cuando cantase Rossini, con tanta coloratura, muchas notas rápidas en el mismo compás, etc...siempre tenía que estar todo ligado por el canto, todo tiene que ser melodía. En esta línea de continuidad, Anduaga abordaría en breve “Riccardo e Zoraida”, con el privilegio de compartir cartel con divos emblemáticos, Juan Diego Flórez y Pretty Yende, voces que pudimos escuchar en nuestros festivales, ella recientemente y el tenor, en los recordados “Festivales Mozart”. Anduaga, nacido musicalmente en el coro de niños del “Orfeón Donostiarra”, tuvo la fortuna de ascender curso a curso, hasta ubicarse como solista. Una voz que sin lugar a dudas, encontrará su cuerda como tenor lírico ligero, en la que se siente natural y seguro, evitando las situaciones forzadas, cómodo en los agudos y en las exigencias de la coloratura. Destaca con fortuna el sentido que tiene de la intuición para las líneas de canto. La posible asimilación, a los repertorios rossinianos que le vienen de perlas, no supone un condicionamiento obligado. No extraña pues hallarle en el espacio mozartiano, indiscutible por proximidad, y así, surgirán óperas como”Cosi fan tutte” o “La flauta mágica”.

    Donizetti en otro punto de apoyo, en los roles de “Arturo”, de “Lucia di Lamermoor”, defendido en París, o “Nemorino”, de “L´elisir d´amore”. En ello estamos, ya que para el tenor, dependiendo de los roles, la principal diferencia la encontramos en que Donizetti se deja cantar más que Rossini, que no te da tiempo ni a respirar ni pensar. De los cantantes que admira, los que han dejado huella e influyeron en su evolución, tiene en cuenta la seguridad que transmiten, la frialdad de presencia y la serenidad consecuente. Habla en concreto de los Pavarotti, Josep Carreras o Plácido Domingo, nómina a la que se añaden voces femeninas como Netrebko, Jessica Pratt o Nadine Sierra. Poco que añadir con los directores, entre los que destaca a Claudio Abbado, Alberto Zedda, Pérez Sierra o Frizza.

    No es ajena la zarzuela a sus debilidades y para ella, reservará atenciones en cuanto las oportunidades lo permitan, aunque prefiere tomárselo con calma, reservándose de momento para los recitales en concierto. Verá lo que suceda cuando se presente la oportunidad de encarar a sus admirados Usandizaga y Pablo Sorozábal. El tiempo le ha permitido abordar títulos como “Cenerentola”, en Bilbao, Valencia, Mallorca o Turin; “Il Barbiere di Siviglia”, en Pekin; “L´elisir d´amore”, en Mallorca; una “soirée musicale”, en Pesaro; una “Lucia di Lamermoor”, en Bergamo; “”Arlequin”, de “I Paglaicci”, en el “Festival de verano de Hannover, y nuevos compromisos europeos con “Cenerentola” o “Il Barbiere di Siviglia”. El lugar común que para el cantante fue “Il Viaggio a Reims”, despertará en Zedda una apreciación respetable: “”El melómano refinado prefiere a la farsa el inteligente desarrollo de la comedia de carácter. Bajo este aspecto, la música de “Il Viaggio a Reims” justificaba plenamente el enorme éxito que tuvo en su estreno. El libreto, es moderadamente cómico y la opción estilística de Rossini recorre un camino paralelo entre la ópera bufa y la ópera seria, con un resultado global de tipo semiserio.”

    30 sep 2020 / 20:06
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito