Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 27 enero 2023
16:12
h

Elogio de la coparticipación

SALVO en la etapa de Compostela Aberta (2015-2019) la política compostelana se caracterizó siempre por la colaboración entre instituciones. En líneas generales fue beneficiosa para la ciudad. Y para Galicia, como capital que es Santiago de la comunidad. La brevedad, un único mandato, del gobierno anterior muestra en buena medida el rechazo mayoritario de la ciudadanía a las políticas alejadas de la colaboración, cuando no inspiradas en el enfrentamiento. El mismo final tuvieron los otros alcaldes de las mareas, en A Coruña y Ferrol. El efecto diluyente se expandió a las elecciones autonómicas con su desaparición de la cámara gallega sin que se vislumbre ningún rebote de importancia.

El presidente de la Xunta y el alcalde de Santiago se reunieron esta semana para abordar asuntos relativos a la ciudad. Rueda y Bugallo exhibieron cordialidad, la primera de las condiciones para que una relación se encauce. No obstante, que haya un buen comienzo no significa que fructifique adecuadamente. Los resultados serán óptimos si cada parte asume sus responsabilidades. No solo con apretones de manos y buenos deseos. Es natural, por ejemplo, que la Xunta ayude a resolver los problemas de aparcamiento en el entorno del CHUS, pues su actividad indirectamente los genera, pero la ordenación del tráfico en la ciudad es competencia municipal. La prioridad de la Xunta ha de ser la salud y la de Raxoi el tráfico. Lo mismo cabe decir del turismo. A la Administración autonómica compete su impulso y a la local resolver las distorsiones que pueda producir en la capital. Soluciones fáciles (tasas, prohibición de pisos turísticos, etc.) a problemas complejos o coyunturales es propio de modelos populistas. Abórdense, pero con rigor.

Importante para la ciudad es la sede de la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial (AESIA). Santiago tiene el apoyo de la Xunta a la propuesta de compartirla con A Coruña. No es el objetivo más ambicioso, pero quizás el más realista ante la competencia de candidatos con la fuerza de Granada y Alicante, apoyados por sus gobiernos autonómicos. La disputa interna en Galicia dará argumentos a sus competidores foráneos. Sería bueno que Formoso, presidente de la Diputación y jefe del PSdeG interviniera para hacer valer esta candidatura conjunta en Madrid.

La coparticipación institucional, concepto equiparable a cohabitación, entre Xunta y Concello debiera extenderse con más razón al Gobierno de España. No es así. Como obras son amores, se demuestran en los presupuestos del Estado. Los del 2023, si no se corrigen, son malos para Santiago. Nada nuevo, lo que figura está en el aire y la partida más importante es para una obra a ejecutar en Arzúa y Melide. Un escarnio.

El BarMar..., en Chantada

CON el habitual triunfalismo gubernamental esta semana se trató de presentar una derrota como un triunfo. Me refiero a la renuncia de Sánchez a la conexión de gas conocida como MidCat (Midi-Cataluña), una serie de tubos de 226 kilómetros que uniría la red gasística española con la francesa atravesando los Pirineos en su parte oriental, a la que se opuso Macron. Al final, el galo se salió con la suya, si bien para evitarle el bochorno al ibérico ante su bancada, le cedió todo el protagonismo en el anuncio -recalquemos lo de anuncio- de un nuevo proyecto que se nos presenta como la mejor solución para resolver las necesidades energéticas de Europa: en vez de por tierra se hace por mar, entre Barcelona y Marsella. Con precaria originalidad se le bautiza como BarMar (Barcelona-Marsella), aún a riesgo de que la denominación sea impugnada en el registro de marcas y patentes por alguna firma comercial de las muchas que habrá por el mundo con ese mismo nombre, entre ellas el Café Bar Mar de Chantada. No sé si el MidCat, aparcado durante décadas, era un proyecto fantasioso como algunos sostenían y el tiempo dio la razón, pero igual o más me parece la nueva ocurrencia. Y digo ocurrencia porque si tan bueno es el BarMar que pregona nuestro presidente no se explica como ni él ni nadie lo expuso antes. En fin, tomemos un agua con o sin gas en el Bar Mar.

23 oct 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito