Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 05 febrero 2023
13:30
h

En torno al juicio del Alvia

SIGO la vista oral del juicio del Alvia por los medios de comunicación. Esta semana nos preguntaba el moderador de la tertulia nocturna de la CRTVG si había comenzado con normalidad. Creo que sí, en líneas generales. Teniendo en cuenta la magnitud de lo que se dirime puede decirse que el desarrollo de las primeras sesiones entran dentro de lo normal y deseable. La jueza Fernandez Currás dirige el acto, al menos hasta el momento, con soltura y solvencia. La vista no se reanuda hasta el día 25. La fecha estaba fijada de antemano. Se dejó este periodo tiempo largo en previsión de que las primeras sesiones durasen varios días. No fue así, lo cual refuerza la tesis de la normalidad.

Lo más sorprendente, profano yo en estrategias jurídicas, fue la negativa por parte de los dos acusados a contestar a todas las partes personadas. El maquinista solo respondió a las preguntas de su abogado y el exdirector de seguridad al fiscal y a su defensor. Más allá de los derechos de cada uno, absolutamente respetables, las víctimas, sus familiares y la sociedad en general agradecerían mayor transparencia.

De las declaraciones de Garzón, el maquinista, y Cortabitarte, el alto cargo de Adif, se deduce que hay cuando menos un responsable en el ámbito penal. No se limitaron a declararse inocentes, sino que señalaron al otro como responsable. Quedan las aportaciones de testigos, peritos e informes realizados, que todo junto servirá para dictar la sentencia con la verdad. Veremos si la Justicia encuentra dos, uno o ningún culpable humano. De lo que no cabe duda es de la existencia de responsabilidades civiles. Las víctimas recibirán compensaciones económicas cuya cuantía y procedencia determinará la jueza, pero que en ningún caso servirán para reparar el daño causado. Puede explicarse, incluso comprender, ciertos comportamientos de los afectados hacia uno de los acusados, pero no se justifican. Son contraproducentes. Nadie es culpable hasta que haya sentencia.

Me llama también la atención el relativamente escaso interés del juicio en los medios de comunicación de fuera de Galicia. La segunda mayor tragedia en la historia ferroviaria de España queda en segundo plano del interés informativo, más atento en muchas ocasiones a lo que se conoce como periodismo declarativo o de anuncios propagandísticos que al de hechos relevantes. No es normal.

Presidente Conde

HACE unos diez años más o menos -la exactitud de la fecha es irrelevante- escribí un comentario de actualidad política parecido a este en el que valoraba la actuación de Rueda como presidente interino de la Xunta. Feijóo, quien había tomado posesión por primera vez de su cargo en 2009, estaba ausente por lo que su entonces conselleiro de Presidencia presidió el Consello de la Xunta y como tal compareció ante los medios. No conservo mis escritos ni merece la pena gastar tiempo en bucear en los archivos digitales porque recuerdo lo esencial de aquel artículo: había potencial sucesor. Así fue, aunque no solo porque entonces el hoy presidente mostrara maneras. Hay otros factores que le auparon, siendo el principal que el cargo quedara vacante. Esta semana el vicepresidente primero ejerció como titular de la Xunta. Y de Conde se podría decir lo mismo que del Rueda de aquellos tiempos: apunta maneras. ¿Se puede repetir la historia? Quién sabe! Más que en cualquier otro oficio, la volatilidad es consustancial a la política, con un marcado protagonismo de las circunstancias. Pero antes de que estas le sean propicias en Galicia es muy probable que Conde sea invitado a ocupar responsabilidad en otro ámbito de nivel diferente. Y todos sabemos que hay ofertas que no se pueden rechazar.

16 oct 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito