Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 20 enero 2021
12:08
h

Entidades locales, ODS y Covid-19

    EN la actualidad, alrededor de 4,5 mil millones de personas (55% de la población mundial) vive en una ciudad, según la ONU. Para 2050 se espera que la población urbana supere los 6,5 mil millones, dos tercios de la humanidad. A tenor de esta realidad, no es posible alcanzar un desarrollo sostenible sin transformar nuestras ciudades. Para ello, el 25 de septiembre de 2015 la Asamblea General de Naciones Unidas aprobaba la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Con ello se perseguía establecer un plan de acción para las personas, el planeta y el bienestar económico, social y ambiental.

    De ahí que desde Red Localis hayamos abordado en nuestro último documento el papel de las Entidades Locales en la Agenda 2030, dada la vinculación de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas con el crecimiento económico y la mejora del bienestar de la sociedad en su conjunto. Vinculación que cobra más fuerza en el nuevo escenario generado tras la declaración de la pandemia por la OMS por causa de la Covid-19.

    En esta tarea las Entidades Locales están llamadas a desempeñar un papel fundamental, ya que son la administración pública más cercana a la ciudadanía y, en consecuencia, la que mejor conoce sus necesidades. Les corresponde, por ello, tratar de mejorar el bienestar colectivo, dentro de un marco económico sostenible, atendiendo a las nuevas necesidades y retos que le imponen los nuevos tiempos y la evolución de la sociedad.

    Porque el impacto de las políticas públicas municipales en relación con los ODS es fundamental, pues, aunque las ciudades ocupan solo el 3% de la tierra, representan del 60 al 80% del consumo de energía y al menos el 70% de las emisiones de carbono, por lo que sus actuaciones generarán elevados impactos. En esta línea, el ODS 11 “Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”, se presenta como el objetivo más explícitamente señalado para las EELL.

    Esta situación cobra mayor relevancia en el escenario actual, pues los desafíos para alcanzar los ODS exigen considerar las tres dimensiones de la sostenibilidad: la económica, la ambiental y la social. Este momento, tan marcado por la crisis Covid-19 y las repercusiones en términos de empleo y crecimiento económico, exige promover políticas públicas orientadas al desarrollo, que apoyen las actividades productivas, la creación de puestos de trabajo decentes, el emprendimiento, la creatividad y la innovación, y fomentar la formalización y el crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas.

    Sin embargo, la acogida de los ODS en el municipalismo español y en el gallego presenta fuertes asimetrías y es sensible de mejora sustancial, pero aún estamos a tiempo de redirigir y encauzar las políticas públicas municipales hacia la localización y consecución de los ODS. Pero no se trata tan sólo de un compromiso desde lo público. Al contrario. Para poder alcanzar las metas de los ODS se requiere el compromiso firme y decidido de los principales agentes económicos y sociales: administración pública, sector privado y sociedad civil. Porque todos sumamos. ¿A qué estamos esperando?

    08 nov 2020 / 23:51
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.