Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

Gullo

Acaba de caer en mis manos un libro que es una verdadera bomba de neutrones. Les cuento. Hasta la fecha, no me había preocupado mucho sobre el tema de la Leyenda Negra española. Quizás, porque la veía o exagerada (habitualmente) o francamente inútil, dada la extrema confusión existente en el tema. A lo largo de décadas, aquí mismo se había hablado muchísimo sobre lo salvajes que habíamos sido en todos y cada uno de los episodios que conformaban la que, comúnmente, se conocía como la Conquista de América. Comenzando, claro, por aquél capítulo inicial que protagonizó Cristóbal Colón. Me enteré hace poco de la diatriba sobre su nacionalidad (ya se había hablado hace tiempo del asunto). Y hasta de que podría ser cierto no sólo que era gallego, sino que se trataba, según la versión de Celso García de la Riega, de Pedro Madruga en persona... El caso es que durante todos estos años, la tesis de que los conquistadores habían sido una panda de hijos de puta que se habían aprovechado en todos los sentidos de las tribus hispanoamericanas, benditas e inocentes ellas, se había ido convirtiendo en una suerte de dogma de fe. Intentar poner en duda semejante relato era convertirte en un cabrón con pintas y un desalmado. Sin embargo, en películas muy notables como la apreciable Apocalypto de Mel Gibson se esbozaba una realidad distinta...

EL ESTALLIDO. Ha aparecido, en Espasa, una proclama incendiaria. Se llama Nada por lo que pedir perdón. Y la firma el argentino Marcelo Gullo Omodeo. El volumen tiene un interés mayúsculo, comenzando por su prólogo, de Carmen Iglesias, directora de la Real Academia de la Historia, que da, basada entre otras cosas en Verdad y mentira en la política de Hannah Arendt, un espaldarazo importante al autor. Este, entre otras razones, nos cita cómo fueron los enemigos de España quienes pusieron en marcha todo el aluvión de acusaciones que fueron conformando la leyenda. Un determinado número de países, entre los que se encontraban Gran Bretaña, Holanda, Estados Unidos, Francia y Alemania exigieron al país hispano que pidiera perdón por sus desmanes. Y aquí es donde Gullo responde con hechos concretos que, puestos a exigir responsabilidades, deberían ponerse ellos en cabeza. ¿Sabían ustedes, por ejemplo, que la primera masacre moderna la organiza Francia en plena Revolución? Sí. La quema masiva en hornos de hombres, mujeres y niños católicos de La Vendée. Los generales Luis Grignon y François Pierre Joseph Amey fueron los dirigentes... O que Martin Lutero fue un asesino de masas. ¿O que Bartolomé de las Casas fue un mentiroso...? Pasen y vean...

16 ene 2023 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.