Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 29 junio 2022
21:15
h

Heitor Villa-Lobos y Philip Glass: “Amazonia”, con la “RFG”, y la dirección de Simone Menezes

    Florestas en su fertilidad para el programa que seguiremos en el Auditorio de Galicia-20´30 h-, y la sesión correspondiente de “Conversando con...”, en invitación con la directora Simone Menezes- 19´45-, para repetir mañana en el Teatro Afundación de Vigo- 20´00 h-, en este programa en el que destacarán obras de Heitor Villa-Lobos y Philip Glass. Protagonista necesaria, será la soprano Camila Titinger. Simone Menezes, estudió en la Universidad Estatal de Campinhas, centro en el que dinamizará la creación de su orquesta de jóvenes talentos, y a partir de 2007/8, pasará a la École Normale de Musique parisina. Siguió las docencias de Colin Metters, en Londres, que tendrán continuidad en asistencias a masters con Paavo y Neeme Járvi, Gennady Rozhdesvensky, y Cláudio Cruz. Participó en colaboraciones con el “Remix Ensemble” (Lisboa) y el “Ensemble Multilatérale” (París). Fue directora de la O.S. da Unicamp (2012) y de la Camerata Latinoamericana (2013), y recibió los reconocimientos de la Sociedad Int, “ISPA”, de las Artes Escénicas, de Nueva York y de la Asociación de Orquestas Británicas, de Londres.

    La soprano Camila Titinger, una cantante que comparte la nacionalidad italobrasileña, es una voz que muestra un destacado interés por repertorios como el que hoy se anuncia y que también eligió para presentarlo en la Accademia Nacionale de Sta Cecilia. Fue galardonada en el Concurso Neue Summer Deutsche (2015), y en el Festival de Bregenz, de Austria, con la “Wien S.O. “, dirigida por Paolo Carignani, cuenta con un Segundo Premio del Concurso Bidu Sayâo, la ratificación del Centro de Perfeccionamiento de las Artes de Valencia (Plácido Domingo), y en el Concurso de Ópera des Champs Elisées, de París para consolidar su carrera a partir de 2017, en el rol de la “Contesse de Almaviva”, de “Les Nozzes di Figaro”, mozartianas, en la Ópera Tobin, para continuar interpretando roles como “Micaela” (Carmen), en la Ópera North, de Leeds; “Fiordiligi” (Così fan tutte), en la Garsington Ópera; “Donna Anna” (Don Giovanni), en Les Champs Elysées; “Pamina” de “La flauta mágica” (Teatro Solis, de Montevideo), o “Hanna Glawari”, de la opereta “La viuda alegre”, en el Teatro de Sâo Paulo, en este espacio de la canción, en concreto de Villa-Lobos, con “Suite da Floresta do Amazonas”, realizada en el Carnegie Hall, bajo la dirección de Marin Alsop, con la O. S. de Sâo Paulo o la “Bachiana brasileira nº 5”, con el pianista Graig Terry, en el Teatro Real de Madrid.

    Philip Glass con la obra que servirá de entrelazado de las dos de Heitor Villa-Lobos, “Aguas de Amazonía”, en el tiempo “Metaformose 1”, con orquestación de Charles Coleman, en esta composición perteneciente a las “Sete u oito peças par un balé” (1993/9), obra para el Ballet Bello Horizonte, y que musicalmente pretende una descripción de distintos ríos: Tiquie, Japurá, Purús, Negro, Madeira, Topajos, Parú, Xingú y Amazonas, que recurre al “Étude nº 2, vol I, para piano), y que tendrá registro gracias al grupo “Vakti”, sobre arreglos de Marco António Guimarâes, contando con la participación en las percusiones de Paulo Sergio dos Santos y Decio de Sousa Ramos Filho; y en los teclados de dos miembros del grupo, Regina Stela Amaral y Michael Riesman. Será en 2017, cuando Charles Coleman realice la orquestación para la “O.S. de la Radio MDR”, de Leipzig, con el grupo “Absolute Ensemble “ de Kristian Jarvi.

    Philip Glass, cabeza de serie de las corrientes minimalistas, remitirá en sus orígenes a sus encuentros con La Monte Young, en esas ambiciones rupturistas cuyo pionero había sido Harry Partch, con una inevitable tendencia a la marginalidad en las estéticas, en un ideario que en esa necesidad rupturista, buscará la afinación pura, llegando a inventar escalas que dividirán la escala de la octava en 43 grados. Una generación que se maneja en las aproximaciones hacia las culturas más distanciadas y que en el caso de Glass, fue dejando una considerable estela de sorprendentes aventuras, algunas con realidad constatable en espacios escénicos en nuestro país, como es el caso de “O Corvo Blanco”, sobre un libreto de la portuguesa Luisa Costa Gomes, y la colaboración de su apreciado Robert Wilson, presentado en el Teatro Real de Madrid y un compromiso para la “Expo 98”, de Lisboa.

    Se aceptaba entonces, el encuadramiento dentro de lo que se llamaban las performances”. También para el Teatro de la Maestranza, de Sevilla, “La Bella y la Bestia”, muestra de la fascinación por el cine, remitiendo a la poética de Jean Cocteau, en un experimento ciertamente tentador. “Einstein on the beach”, mano a mano con su colega acostumbrado, pudo seguirse con “The Philip Glass Ensemble”, “The Lucinda Childs Dance Company, bajo la dirección musical de Michael Riesman y escénica de de Wilson, en el Teatro Liceu, de Barcelona y en el Teatro La Vaguada (Madrid). Otra curiosidad, sería la creación de una nueva banda sonora para “Drácula”, de Béla Lugosi, partiendo del filme de Tod Browning, teniendo como participantes al “Kronos Quartet” o “Satyagraha”, que destacaba por la ausencia de trama.

    Heitor Villa-Lobos, con el “Preludio” de la Bachiana brasileira nº 4”, en la que usa temática popular en menos medida, conteniendo con todo citas de procedencia folklórica como es el caso de “Miudinho”- nombre de los pasos de la samba-, “O maná deix´eu ir” o “Cantiga”. Nueve fueron las suites que se inspirarán en J.S.Bach, empleando precisamente los títulos de los movimientos propios del barroco, aunque tomando para cada una de ellas, un criterio variable de movimientos, que en este caso son cuatro. Deudas fiables en esa aproximación a las raíces, pero que en definitiva serán melodías propias y que en esta serie, tendrá tratamiento para orquesta, fechado en 1930, aceptándose que en su resultado, es la más bachiana del conjunto, teniendo el segundo tiempo un aire de “Preludio”, en su aportación de recreación atmosférica y expectante. En resumen y dentro del ideario, un incondicional reconocimiento a su confesada deuda con el Kantor de Leipzig. En la comparación con los “chôros”, el lenguaje armónico ofrece un tratamiento más tradicional.

    Una selección a cargo de Simone Menezes, de la suite “Florestas do Amazonas”, ya en el final de su vida, en la que había dejado para la voz trabajos como “Serestas”, “Modinhas e Cançoes” o precisamente la “Bachiana brasileira nº 5”. La “Floresta do Amazonas”, partía de un compromiso para el cine-la “MGM”-, sobre un relato mitológico de Guillermo E.Hudson, pero que no llegaría a buen puerto. El compositor sabrá retomar parte del material que darán argumentos para “Floresta do Amazonas”, que afortunadamente muestra una de sus facetas afortunadas, y que está dedicada para soprano, coro masculino y orquesta, del año 1958, y una grabación que dirigió con la “O. Symphoni of the Air”, destacando la cantante por excelencia que sería Bidú Sayâo. Estaba entones en los meses postreros de su vida. Precisamente, Mª José Montiel, responsable de la Cátedra de Canto de los “Cursos U.I. de Música en Compostela”, realizó un registro para “Ensayo”, con el pianista Luiz de Moura Castro, con el título de “Modinha”, en una representativa muestra de piezas de Villa-Lobos, J.Ovalle, Claudio Santoro y otras canciones populares.

    12 may 2022 / 00:53
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito