Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 08 diciembre 2021
15:03
h

Intenso, pero menos tenso

TAL VEZ sea un veranillo otoñal, acorde al disfrutado esta semana en lo meteorológico, insertado en medio de la pertinaz tormenta en la que se desarrolla la actividad política, pero quisiera percibir que algo está cambiando. La coincidencia de actitudes colaboradoras en la renovación de las más importantes instituciones del Estado entre el PP y el PSOE y el tono en que se desarrolló el debate sobre política general en el Parlamento de Galicia, así como la docena de acuerdos alcanzados, me hacen concebir alguna esperanza sobre el inicio del fin de la crispación.

El debate en la casona del Hórreo fue intenso, con altibajos en brillo dialéctico, pero sin duda menos tenso que en otras ocasiones. Hay a mi modo de ver algunos factores que contribuyeron a ello. El principal, la pandemia y sus efectos. Y, por ende, su gestión. Nadie discute que Galicia resistió mejor que nadie los embates del virus y, de momento, sus efectos colaterales. En cierto modo Feijóo ya recibió este reconocimiento hace algo más de un año al revalidar su gestión y propuestas con apoyo incrementado. Las elecciones iban de eso, de pandemia. A pesar de ello, aunque con tono más rebajado de lo habitual, Pontón y Caballero calificaron de desastrosa la gestión de la Xunta, atribuyendo todo el mérito a los trabajadores. Cierto, los que cuidaron a los enfermos y pusieron las vacunas fueron ellos y sobre todo ellas, los protagonistas pero huele a supremacismo decimonónico insinuar que los trabajadores vascos y catalanes son menos responsables, diligentes o están peor formados que los gallegos.

Otro factor de apaciguamento es la actual situación interna en BNG y PSOE. Pontón no está cuestionada como líder, pero el sanedrín nacionalista no quiere perder la tutela. Su discurso va dirigido más a los suyos que a la ciudadanía en su conjunto. Con más razón en el caso del socialista, de lleno en la carrera de las primarias. En el PSOE soplan vientos socialdemócratas tras la victoria en Alemania y el sanchismo, en el que se inscribe Caballero, se caracteriza por ser el máximo exponente del bandazo.

Confío, por último, que el legado de Merkel sirva para civilizar las relaciones entre partidos, sobre todo entre los mayoritarios en el ámbito estatal. La inmensa mayoría de los ciudadanos europeos consideran que tras 16 años de la canciller liderando Alemania y Europa siempre hizo, incluso reconociendo y asumiendo las equivocaciones, lo correcto. Un buen modelo a seguir.

Orzamentos ‘orbitaliños’

A música do proxecto de Orzamentos do Estado no que a Galicia incumbe, aínda que bastante cargada de percusión, non resulta desagradable. A letra, pola contra, suscita dúbidas razoables; pero o que realmente importa é como soará a partitura cando sexa executada. Haberá que esperar pois á súa interpretación completa para saber se merece aplausos ou asubíos. Os presupostos, como a súa palabra indica, son algo que se presupón. O tempo dirá se a presunción cúmprese ou, como moitas veces ocorre, a realidade é ben distinta. Dos 1.074 millóns pregoados con redobre tamborileiro, a maior parte destínase a infraestruturas ferroviarias, como é de obrigado cumprimento, para conectar as nosas terminais portuarias marítimas co mundo de ultraportos. Parece haber vontade de atender o que se coñece como corredor atlántico de mercadorías. Non merecen a mesma confianza, por moito que a número dous do ministerio sexa a lucense Pardo de Vera, outras presuncións. Refírome á alta velocidade entre Lugo e Ourense, dotada de cifras millonarias, témome que só no papel. A aposta polo tren contrasta co pouco interese nas autovías estratéxicas. Os demoras repítense. En calquera caso, mellor non facerse ilusións con estes mil millóns. Non vaia a ocorrer o que co orbitaliño compostelán en anos pasados. Dicir pero non facer. Que non cunda o exemplo.

‘Cogorzódromos’ para mozos

CON frecuencia dicimos ou escoitamos: “Todos fomos mozos”. Con esta expresión resignada xustificamos comportamentos que atentan contra os dereitos do próximo. A idade non debe estar rifada coa educación e o respecto ás normas de convivencia. En todo caso, unha idade temperá pode explicar determinados modos de actuar, pero nunca xustificalos cando lesionan gravemente a outros cidadáns. Que de mozos fixésemos o mesmo non supón ter razón. Provocan vergoña allea as imaxes dos veciños do Ensanche compostelán limpando á primeira hora da mañá as beirarrúas da porcallada que deixan os do botellón. Peor aínda é que noite tras noite non se poida conciliar o soño. Non se respecta a ninguén, nin aos traballadores madrugadores nin sequera aos doentes. Resulta curiosa a evolución de certos comportamentos xuvenís. A rebeldía manifestábase antes na rúa protestando contra as inxustizas. As principais reivindicacións de hoxe refírense ao botellón. Por suposto que non pode xeralizarse, pero o fenómeno ten a entidade suficiente como para que as autoridades tomen medidas. Non se sei a iniciativa do alcalde de Pontevedra é a correcta. En todo caso, crear un cogorzódromo municipal non é unha oferta sociocultural apropiada para ninguén, e menos para a mocidade. Pero Lores é o alcalde que máis cobra de Galicia. Por algo será.

17 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito