Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 25 febrero 2021
00:10
h
Reseña Musical

Jordi Savall: Hespérion XX y la Capella Reial de Catalunya, con “Cantigas de Alfonso X”

    Ahora que disfrutamos de la exposición conmemorativa “Afonso X e Galicia”, en la Igrexa da Universidade, en este proyecto que tanto debe al Consello da Cultura Galega y a la “USC”, en la que oficia como comisario Antoni Rossell, es un buen momento para recordar la visita al Auditorio de Galicia de dos de las agrupaciones de Jordi Savall, en la que nos ofrecieron una selecta muestra de “Cantigas de Santa María” del “Rey Sabio”, elegidas cuidadosamente. Savall, había recibido recientemente un gran reconocimiento por su colaboración musical en el filme “Tous les matins du monde”, de Alain Corneau, merecedor de un Premio César, precedido como gambista de élite por su labor en la recuperación de un instrumento y una escuela, cimentada en la Schola Cantorum Basiliensis, en la que sucedería en el cargo a August Wenzinger, en 1973. Artista fundamental, fue clave en la puesta al día de compositores como Diego Ortiz, Mr. de Sainte-Colombe, Forqueray F.Couperin, William Corkine e incluso J.S.Bach.

    En 1974, fundó “Hésperion XX”, con su compañera la añorada Montserrat Figueras, grupo en el que también estuvieron Hopkinson Smith o Lorenzo Alpert, prestando atención al legado ibérico anterior al siglo XVIII, ampliable a los consort para violas del resto de Europa: Cabezón, .Rössenmüller, G.Frescobaldi, S. Schdeit, G.Gabrielli o J.H. Schein. Dedicó un especial destinado al “Siglo de Oro”, en colaboración con el “V Centario”, para el sellio Audivis”. En 1987, creó la “Capella Reial de Catalunya”, cantantes solistas y grupo coral, pensado para el cuidado de la ductilidad de las sonoridades meridionales: Cererols, el “Cant de la Sibila”, C.Monteverdi, Cristóbal de Morales, Tomás L. de Victoria o Francisco Guerrero. Editó el “Requiem” de Mozart, con “Le Concert des Nations”. En 1988, recibió “L´Ordre des Arts et des Letres”, del Ministerio de Cultura francés, país que le acoge de manera especial y que se ratificará con el “Grand Prix Charles Cros” y el “Diapason D´Or”

    Su compañera Montserrat Figueras, también sentó cátedra en la Schola Cantorum Basiliensis, en donde también impartió seminarios y en la Musik Akademie, de la ciudad suiza, siguiendo las docencias de J.Albareda, Kurt Widmer y Ewa Krasznai. Fundamental había sido su protagonismo en el trabajo “Cant de la Sibila”, primicia de las versiones latina, provenzal y catalana, entre los siglos X-XIV. Aportaciones relevantes habían sido la ópera “Una cosa rara”, de Martin i Soler; “Música del tiempo de la Armada”, sobre Lope de Vega, merecedoras del “Diapason D´Or”; “El Lamento de Ariadna”, de C.Monteverdi o las “Canciones y seguidillas”, de Ferran Sor y la obra vocal de Lluis Milá. Premios a mayores, fueron “Edison Klassiek” y el “Gran Prix du Disque”

    Hespérion XX”, agrupación instrumental variable, quedaba clara en su denominación. En la antigüedad, se denominaba Hesperia a las dos penínsulas más occidentales de Europa: la italiana y la ibérica (en griego Hesperio significa originario de una de las dos penínsulas). Hespero también era el nombre que se daba al planeta Venus cuando aparecía en el occidente por la noche. Unidos por una idea común- el estudio y la interpretación de la música antigua a partir de premisas nuevas y actuales- y fascinados por la inmensa riqueza del repertorio musical hispánico y europeo, anterior a 1800, los fundadores del grupo le dieron vida en 1974, en lo que supondría una trayectoria consolidada a través de su regular asistencia a los principales eventos de estos géneros, desde el Berliner Festspiel, a los de Ginebra, Flandes y Granada, contando con un catálogo de registros para los sellos representativos: “Astrée”, “EMI”, “Phillips” o “DG Archiv”. Así nos fuimos encontrando con irrenunciables como la “Música napolitana del Renacimiento”, “Romances sefardíes”, el “Llivre Vermell de Monserrat”, “El Barroco Español”, “Cançons de Trobairitz”, en colaboración con sus formaciones en familia.

    “La Capella Reial de Catalunya”, es igualmente una agrupación abierta y en esta visita Compostela, integraron en la misma a Mercedes Hernández- soprano de “Resonet”-, Miro Moreira, contratenor y con larga trayectoria en responsabilidades directoriales, y otras voces que también nos resultaban reconocibles, Lambert Climent y Francesc Garrigosa. La Capella tomaba como modelo la tradición histórica de otras precedente en lo histórico, desde el Renacimiento al Barroco, tanto en lo sacro como en lo profano. El acompañamiento instrumental, respondía a las exigencias historicistas: violas da gamba, sacabuches, chirimías, arpas, arpas, tiorbas, oboes, etc...Parte de sus trabajos, dieron argumentos “ad hoc”: J.Cererols- “Missa de Batalla”-; Monteverdi- “Vespro de la Beata Vergine”-; B. Cárceres- “Villancicos y “Ensaladas”-, F.Guerrero- “Missa pro Defunctis”-; el “Officium Defuncforum”, de C. de Morales o la “Cantica Beatae Virgins”, de Tomás L. de Victoria. La obra de Cererols, había recibido el “Grand Prix Charles Cros”, de 1989.

    El “Rey Sabio”, santo y seña en un monográfico de recuerdo imborrable, nos dejó un total de siete de las cantigas. Esa colección con más de cuatrocientas piezas escritas en la segunda mitad del siglo XIII, bajo la consabida observancia del monarca, tanto en lo que atañía a la temática como a la coherencia interna y la homogeneidad estilística, por la belleza de los manuscritos que las transmitían, algunos llenos de lujosas miniaturas, convirtiéndose en un fenómeno singular en la historia de la música medieval. Existe una extraordinaria variedad métrica en las cantigas, en cuanto a número de versos por estrofa, pero en cambio hay una gran uniformidad en lo que se refiere a la estructura en general de cada pieza. Algunas heredan la forma árabe del zéjel, pero nos queda esa libertad de trato, que permite las lecturas más estimulantes a capricho de los intérpretes. Jordi Savall, estuvo en le “Quinta edición del Via Stellae”, en Bonaval, compartiendo velada con Carlos Núñez, su inseparable percusionista Pedro Estevan y el arpista Andrew Lawrence-King, para un programa dedicado a “Lamentos e folías célticas das fisterras atlánticas ao novo mundo”, un 7 de julio de 2010.

    16 feb 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito