Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 14 agosto 2022
03:31
h

La Compostela de mañana

    EL DIABLO cojuelo del azar quiso que en el mismo día y en páginas casi vecinas de este periódico se contrapusieran la invitación a la colaboración ciudadana por parte de los responsables de definir la ciudad que Santiago quiere ser de aquí a 2030 y el parecer de vecinos de Compostela exteriorizando sus reivindicaciones. Como esos espejos cóncavo y convexo, donde la distorsionada hinchazón de inmediatez y carencias que denuncia el uno las convierte el otro en adelgazamiento estético con su proyección a más largo plazo.

    Carmen Bastida y Santiago Lago, dos profesores de Economía de tan diáfana trayectoria como comprobada valía -en lo académico y en el conocimiento de la urbe-, llamaban desde aquí a la más amplia participación vecinal para aportar sus puntos de vista en el trabajo encomendado por el Concello para confeccionar la Agenda 2030. Por su parte, los sufridos vecinos y comerciantes del casco histórico hacían publica relación de deficiencias capitalinas de ahora mismo que, en base a aquella invitación, cabe esperar que pasaran ya a engrosar la agenda de los primeros como deberes a cumplir.

    Enfocados aquellos, los académicos, en el estudio y diagnóstico de los grandes enunciados que propone la ONU como Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y más ceñidos éstos a lo inmediato y a pie de calle, hay coincidencia en el diagnóstico de deficiencias a subsanar a poco que se cotejen las quejas de los vecinos con los análisis DAFO en lo mucho que lleva de avanzado el estudio en las casi trescientas páginas del informe Análisis y Diagnóstico. Bien es cierto que con alguna incomprensible condescendencia, más que comprobación, al buenismo municipal en digitalización o portal de transparencia y que deberían corregirse antes de su presentación final, en septiembre.

    No es la primera vez que, de un modo profesionalizado, pretendidamente riguroso y con intención de afrontar el futuro de la ciudad, la municipalidad compostelana se embarca en la búsqueda de un diagnóstico cabal, por más que el precedente habido estuviera lleno de obviedades que no justificaban los dineros invertidos. Hízose y no pasó nada.

    Y ahí radica justamente la preocupación del cronista del mismo modo que es la que viene demandando en estos últimos años la ciudadanía cuando alerta, como hacen vecinos y comerciantes del casco histórico, de pérdida de población, deficiencias en servicios urbanos, carencia de infraestructuras básicas, problemas de movilidad, brecha digital, desaparición del comercio tradicional, monocultivo turístico, problemas de terciarización o sobreexplotación del espacio público con sus consecuentes problemas ambientales.

    El aludido Análisis y Diagnóstico de esa Agenda 2030 tiene, por lo ya conocido, la virtud de ahondar en todas esas demandas desde los 10 objetivos estratégicos que estudia con sus correspondientes DAFOs, además de agrupar y sistematizar una importante documentación estadística en el más amplio ámbito del área urbana que excede el término municipal y que, a falta de una mancomunidad operativa, se antoja de más difícil abordaje.

    Pero la preocupación está, como se señala, en si la nueva intentona no será más que otro brindis al sol.

    04 abr 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.