Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 16 enero 2022
19:41
h
Reseña Musical

La soprano Susana de Lorenzo y el pianista Alejo Amoedo, en la Real Academia de Belas Artes, de A Coruña

    Concierto de la soprano Susana de Lorenzo y el pianista Alejo Amoedo, en la Real Academia de Belas Artes de A Coruña- mañana, a las 20´00 h.-, en un programa conmemorativo del 230 aniversario del fallecimiento de W.A. Mozart, con una serie selecta de importantes lieder. La soprano grabó con “Doa””A fronda dos cervos” y obras recuperadas de su compostelana Eugenia Österberger, en colaboración con las musicólogas Rosario Martínez y Beatriz López Suevos. Participó en el trabajo “Cantos á Natureza”, sobre la poética de Xosé Neira Vilas, junto al tenor Cesáreo Torres y el pianista Alejo Amoedo, tratados musicalmente por J.Durán, J.Comesaña, María Mendoza, Paulino Pereiro y Margarita Soto Viso, con ilustraciones de Irene Siva Xiraldez. Habituales acompañantes suyos, fueron también Lumilla Orlova, Beatriz López-Suevos, Vera Pavlova, Rupert Twine o Javier Vázquez Grela.

    Alejo Amoedo, uno de nuestros veteranos repertoristas, fue alumno dilecto de Miguel Zanetti, y en la actualidad goza del privilegio de haber programado y estrenado obras de los compositores gallegos más importantes, Grabó un triple cd, “Antoloxía de Compositores galegos”, con el clarinetista Asterio Leiva, editado por “Ouvirmos”, también los realizados con el trompetista Rubén Simeó, “Virtuosismo Barroco” (2011), “Fantasy Trumpet” y “Trumpet Contemporary” o el realizado con la mezzosoprano Iria Cuevas, titulado “Mélodies”. Ejerce igualmente la docencia, contribuyendo a crear escuela.

    En programa, piezas como “An die Freude K. 53”, una canción-danza concebida como desde un punto de vista instrumental, cuyo texto fue utilizado, más o menos adaptado, a minués, sarabandas, y gigas, del que quedarían numeroso ejemplos. Se llegó a aceptar que era un lied eminentemente masónico, en los aspectos tanto literarios como melódicos. “Wie unglücklich bin ich nit K. 147” (Cuán infeliz soy), sería un lied que acabará retocado y que, en lo esencial, se sitúa definitivamente en los meses de descanso de Salzburgo, entre el segundo y el tercer viaje a Italia, y que con fortuna, quedará asociado a los “Divertimentos K. 136-8”, y con la ópera “El sueño de Escipión”. Se desconoce al autor del texto, quedando como una especie de grotesca parodia de las poesías de amor construidas sobre el juego de “al revés”. El Lied K. 148” fue para el musicólogo A. Einstein un minué lento que, en ningún caso, pudo haber sido compuesto durante el período vienés, si bien el texto puede interpretarse en sentido masónico.

    “Oiseaux, si tous les ans K. 307” (Pajarillos, sí todos los años), es una delicadeza de asegurada aceptación y queda como una de las primeras páginas compuestas en Mannheim, en donde pudo conocer a bastantes músicos de la famosa orquesta, que creará época y estilo. Las dos chansons de este grupo, son evidentemente, más francesas que alemanas, pese a permitirse ciertas licencias con la prosodia de la lengua, francesas, eso sí, sobre todo por la picardía y la originalidad rítmica. Ya de entrada observa un ritmo de arieta francesa, con un modelo que se acerca a Philidor, Monsigny y Gréty. La siguiente, “Dans un bois solitaire K. 308” (En un bosque solitario), quedará según opiniones autorizadas, como un verdadero Watteau, puesto en música, Estamos en cualquier caso, en los meses finales de esa etapa en Mannheim. En posible dedicatoria, la hija de Madame Wendling,

    “An die Hoffnung K. 390” (A la esperanza); para Abert, la música, pese a su brevedad, va mucho más allá del resto pretencioso y expresa un estado de ánimo que, del mudo dolor, llega hasta la desesperada incriminación contra el destino. También habrá quien juzgue que la menor importancia del texto, Mozart cayó víctima de la sensibilidad de la época, como lo indican las consideraciones de otros lieder. “An die Eisamkeit...Sei du mein Trost K. 391”, con la pieza siguiente, fue compuesto en Salzburgo, a los 24 años y los textos tratan sobre la soledad, como dulce y reconfortante consuelo y preparación para la muerte. “Das Veilchen K. 476” (A la violeta), otra de las delicadezas capricho de cantantes entregados. Para bastantes aficionados, uno de los lieder magistrales y que fue compuesto en Viena en la primavera de 1785. El texto de Goethe, recibe el tratamiento musical a la altura de su calidad. “Lied der Freiheit K. 506” (Canción a la Libertad), perteneciente al género de canciones de aspecto jovial, a la altura del temperamento emocional del compositor a esas alturas, mostrando una entusiasta bonhomía.

    “Das Lied der Trennung K- 519” (Canción de la separación), resulta un largo lamento acrecentado y oscurecido por la impresión que nos aporta la tonalidad, prácticamente sin claros y que en ciertos aspectos, podrá presagiar a Franz Schubert. “Als Luise die Briefe ihres ungentreuen Liebhabers verbrannte K. 520)” (Cuando Luisa quemó las cartas de su amante infiel), una pieza a la que dio vida en la residencia de su amigo Gottgrid von Jacquin, un período fecundo en la composición de lieder, entre los que trataría bastantes sobre vivencias personales. No se trata de una verdadera canción, sino de una escena dramática. “Abendempfindung an Laura K. 523”, (Impresión de atardecer), otra de las joyas inmarcesibles y de nuevo la posibilidad en su sombra de los contactos con la masonería. Un mensaje replegado sobre una pena secreta. “An Chloe K. 524”, otra de las grandes gemas y un canto a la vida vibrante, que nos vemos obligados a conceder al artista la libertad más ilimitada. El texto pertenecía a J.G. Jacobs y fue editado por “Artaria”, en Viena, en 1789. Para completar, “Sehnsucht nach dem Frülinge K. 596” (Anhelo de primavera), manteniendo el listón a la mayor altura, en este grupo de tres lieder, encabezados por el elegido y en este caso, puede evocar el final del “Concierto K. 595”, que también había inspirado la melodía “Ich bin ein Schwabenmädchen” (Soy una joven bávara).

    15 nov 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito