Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 31 octubre 2020
01:55
h

Las sentencias del franquismo

    LA anulación por parte del Congreso de sentencias firmes sobre la base de que fueron dictadas por un poder ilegítimo, es una cuestión jurídicamente peliaguda. Si no se hila muy fino en la redacción de la norma derogatoria, podría desembocar en demandas de anulación de fallos judiciales no solo de represaliados políticos, sino incluso del resto de jurisdicciones –civil, contencioso...– entre 1939 y la entrada en vigor de la Constitución de 1978.

    La derogación, a través del proyecto de Ley de Memoria Democrática –que acaba de ser presentado–, de los juicios del franquismo, produce, en realidad, unas consecuencias más testimoniales que prácticas. Porque llevar al Boletín Oficial del Estado la ilegalidad y nulidad de esos juicios tiene sin duda un componente de reparación personal, sentimental, simbólica o cultural, pero difícilmente efectos jurídico penales.

    Esta ley se sitúa en el umbral del Estado de Derecho donde solo se puede reconocer que el franquismo fue un régimen ilegítimo y que las resoluciones de esos tribunales carecían de validez, y eso algo a lo que hay que darle importancia, pero más allá de lo simbólico no se vislumbran más efectos jurídicos cuando la sentencia más reciente tiene cuarenta y cinco años.

    De ahí que son muy limitados los posibles efectos jurídicos inesperados de la nulidad de las sentencias políticas del franquismo así como de las condenas y sanciones dictadas. En el momento en que Franco gana la guerra y desaparece la república y aparece un nuevo Gobierno de facto al que se le reconoce por la comunidad internacional; a partir de ese momento podríamos considerar nulas las sentencias.

    Claro que los consejos de guerra eran ilegítimos; pero era ilegitimo todo, pero no se puede sostener que de pronto desaparecen todas las sentencias judiciales dictada en España desde 1939. Y, sin olvidar, por último, que anular juicios desde el poder legislativo puede suponer una intromisión en el poder judicial, porque, en fin, tiene que ser otra sentencia la que anula una sentencia anterior.

    16 sep 2020 / 23:38
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.