Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 11 agosto 2022
03:33
h

Los derechos no son contenedores quemados

    UN Estado de Derecho se cimienta en concepciones como son la libertad de expresión y el respeto a la ley. Por ello, las distintas posiciones, opiniones y críticas sobre estas cuestiones nunca pueden ser defendidas mediante la violencia. Parecería lógico que este argumentario fuese unánime, más –si cabe– desde quienes ostentan cargos políticos.

    Sin embargo, no es así. Estos días, la mayoría de los ciudadanos observamos, atónitos, cómo, en nombre de la libertad de expresión, se aplaude el terrorismo callejero que asola muchas de nuestras ciudades, jaleado desde distintos partidos y cargos institucionales.

    La mayoría estamos de acuerdo en que las diferentes ideas y posiciones políticas formuladas mediante cualquier tipo de expresión artística a través de la pluma, la canción o la pintura sobre la libertad es un valor fundamental de la democracia. Pero no se debe confundir con el incumplimiento de la ley, y mucho menos, aceptarlo como la lucha de derechos sociales, porque no lo es. Podemos estar, más o menos, de acuerdo si la ley es excesivamente restrictiva en algunos casos, pero las conductas delictivas nunca pueden ser aceptadas.

    Y resulta curioso como, cuando personas con causas justas y legales piden ayuda para defender derechos o atropellos del Sistema, encuentran en los cargos políticos respuestas del tipo; “no nos posicionamos con temas personales”, como ha hecho la líder del BNG o miembros de Podemos en temas de violencia de género. Sin embargo, a Hasél le han apoyado a muerte.

    A todos estos defensores políticos, conviene explicarles que al que quieren convertir en héroe de la libertad de expresión es un machista, infame y despiadado con los sentimientos de los demás. Esto no va de criticar al rey.

    Este elemento se refirió a las mujeres con lindezas de este tipo: “Piradas que nos pintan a todos los hombres como maltratadores” (poniendo en duda la credibilidad de las víctimas de género) refiriéndose a nosotras como: zorras y putas; “me ofende que esa zorra crea que voy a hacerle caso por tener coño y dos tetas, vete a comer pollas zorra hija de la gran puta, me llamas machista por decir que eres una zorra...)” pide derechos tan democráticos como: el sometimiento sexual a las mujeres y así, muchas otras expresiones que son machismo en su estado puro. Y después tenemos que oír a la iluminada de la ministra de Igualdad manifestando ¡que este individuo es “una heroína de los derechos civiles”!

    Este elemento realizó comentarios denigrantes por la muerte de un torero, apología del terrorismo apoyando a la banda ETA y Al Qaeda, pidió agresiones hacia fuerzas de Seguridad del Estado, a los que llamó “mercenarios de mierda, torturadores, violentos terroristas y policía asesina”, agredió a una periodista (empujándola, insultándola y rociándola con liquido de la limpieza) y amenazó a un testigo para que no declarase por una agresión que él había realizado y, así, otras muchas manifestaciones de su concepto de la libertad y la tolerancia.

    Gracias a una campaña in-teresada que nada tiene que ver con libertad y a la insensatez de muchos políticos, los ciudadanos que sí defendemos la libertad de expresión tendremos que pagar los destrozos de nuestras ciudades que saldrán de nuestros impuestos. Y a esto, le quieren llamar defensa social.

    02 mar 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.