Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 27 enero 2023
15:18
h

Los violadores brindan con champán

    CADA día que pasa habrá algún delincuente que se beneficiará de la Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual, la popularmente conocida como la ley del sólo sí es sí. El Gobierno y todos los partidos que la apoyaron debieran darse prisa en revertir la situación. Los grandes beneficiados del cambio legal son los agresores sexuales, que hoy brindan con champán. La situación no parece preocupar demasiado al presidente Sánchez, aunque algunos de sus ministros reconocieron la necesidad de ponerse manos a la obra.

    No dudo de que la intención de los valedores de la ley es proteger a las mujeres, pero la realidad es que beneficia a los delincuentes. De ello se venía advirtiendo desde múltiples instancias, entre ellas el Consejo General del Poder Judicial. Desoír a los expertos, cuando no insultarlos como hizo Pablo Iglesias con el anterior ministro socialista Juan Carlos Campo, juez de profesión, al que llamó “machista frustado” por manifestar sus reticencias al respecto, trae consecuencias tan graves como la actual.

    Solo un mes después de entrar en vigor esta ley ya son varios los casos de rebaja de condena dictados, que los jueces están obligados a practicar si no quieren incurrir en prevaricación. Echarles la culpa, como hace la ministra Montero y otros miembros de Podemos, es desviar el foco. Si alguno aplica mal la ley debería ser denunciado con nombres y apellidos. No se hará. Generalizar es no querer reconocer la chapuza.

    La propuesta de Sánchez de esperar a que el Supremo cree jurisprudencia es bofetada a las víctimas y regalo a los delincuentes. Cuando el máximo tribunal se pronuncie probablemente todos los condenados ya se habrán beneficiado de la norma. Además, el mundo de la justicia ya se pronunció en el informe del CGPJ. Resulta curioso también que el presidente busque el amparo del TC cuando en otros asuntos como la sentencia del procés lo descalifica y corrige hasta el punto de revertir sus sentencias por medio de indultos y cambiando las leyes.

    La ley del solo sí es sí contiene avances importantes, necesarios para adecuar las leyes al momento actual de incremento de agresiones machistas, pero aquellas partes que perjudican a las víctimas han de subsanarse. Ahora es la ocasión. Deberían mejorarse aspectos, referidos principalmente al consentimiento, que no están bien definidos.

    La ley establece: “Solo se entenderá que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona”. Si no se enumeran con nitidez a que actos nos estamos refiriendo no será fácil emitir una sentencia basada en criterios objetivos. Tampoco se indican las circunstancias.

    Y cuando ello ocurra volverán las acusaciones de machismo mientras otros propondrán de nuevo que el Supremo genere jurisprudencia. Aquello de que había que desjudicializar la política solo interesa cuando necesitas votos para conseguir otros fines. Para ello se acepta derogar leyes o modificar otras, como las que castigan la corrupción para beneficiar a tus amigos o correligionarios corruptos.

    En este caso, unos pretenden que antes de dictar sentencia los jueces consulten el libro de estilo de Podemos y otros que el entuerto lo desfaga el Supremo. ¡Adiós Montesquieu!

    17 nov 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.