Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

Luces

Reconozco los síntomas. Son inequívocos. La gente que se dedica a la creación está viviendo un momento idóneo, pletórico. Los escritores están acometiendo sus mayores logros. Los artistas plásticos, sus obras más transgresoras. Los cantantes (el otro día pude ver a Bart Davenport en el Riquela, dentro de la programación del Outono Códax) en su momento más inspirado. No me puedo resistir a esa concatenación de circunstancias tan maravillosas. Que todo salga tan a pedir de boca. Todo esto que les digo viene a coincidir con una de esas explosiones habitualmente brillantes y felices como lo es la entrega del Premio Planeta. El pasado jueves, día 10 de noviembre, venían a visitarnos las dos triunfadoras del año, Luz Gabás, que se había alzado ganadora del concurso con Lejos de Luisiana, y Cristina Campos, que había quedado finalista gracias a una novela llena de gracia llamada Historias de mujeres casadas. Hacía tiempo que no coincidían dos obras tan saladas, tan importantes y tan llamadas a ser carne de futuro. Quizás la última ocurrió en 2019, cuando un muchacho paradigmático y sabio como Javier Cercas ganó con Terra Alta y otro elemento fundamental y adorado como Manuel Vilas quedó finalista con Alegría. Me sale este ejemplo porque siempre los he tenido en mente. Pero podría citarles una docena más. Esto es un alucine, amigos...

LA HISTORIA IGNORADA. Luz nos otorga en su novela una visión amplia, clara y precisa de algo que desconocíamos por completo. La participación de España en la conquista de América del Norte. Una aventura increíble que ocurre a finales del siglo XVIII. Es un episodio ignorado (bueno: al menos lo era para mí, y juraría que para una buena parte de la población hispana actual). Estamos hablando de Luisiana, cuya capital sería ni más ni menos que Nueva Orleans, patria natural del Jazz. Ahí, en ese período, pasan cosas fundamentales. El asentamiento de la población criolla, es decir, los descendientes de gente esencialmente francesa pero nacida allí, y su relación con tribus como los kaskasian o los illinois. Una historia poderosa, ampliamente ilustrativa y enormemente pedagógica que nos llenará de gozo, sobre todo por lo que se refiere al amor raro: el de una criolla, Suzette, e Ishkate, hijo del jefe Couroway, de la tribu kaskasia. Por su parte, Cristina nos sumerge en una serie de episodios cargados de amor (también) loco e ilegal, entre matrimonios, a fin de cuentas, amigos. Una maravillosa lección de realidad pura y dura, mucho más común de lo que la gente puede creer. En uno y otro caso, insistimos mucho, muchísimo, en que se trata de dos ejemplos de novelas perfectas y estimulantes...

14 nov 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.