Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 02 julio 2022
02:00
h

Meritocracia y gratuidad

    LAS manifestaciones del director general de Iberdrola, diciendo que los que tenían tarifa regulada eran “tontos” además de revelar una desconsideración hacia una considerable proporción de la población que tiene dicha tarifa, alrededor de 10 millones, mostraban un cierto tufillo de superioridad.

    Hay gente que piensa que la posición importante que ocupa en la empresa o en la administración es debida a sus méritos, capacidades y esfuerzo y los que no consiguen tener “buenos puestos” es porque no han estudiado suficiente o porque quisieron divertirse en su momento o porque son tontos. De esta manera se mira a los pobres y marginales como si su pobreza y marginación fuese ganado a pulso por sus propias decisiones y aptitudes.

    Si se mira la realidad de frente, sin querer engañarse y entrando en las circunstancias que se han tenido a lo largo de la vida, se constatara que se debe relativizar los méritos, capacidades y esfuerzos propios.

    En efecto, si empezamos por analizar la inteligencia, suponiendo que somos inteligentes, nos debemos preguntar si la hemos obtenido por nuestro mérito o esfuerzo o nos ha venido dada al nacer, gratuitamente.

    Podemos seguir por nuestras habilidades sociales y nuestra simpatía. La misma pregunta que hicimos con la inteligencia nos la podemos volver a hacer. En este caso, probablemente ha influido más el medio en que nos movemos y la educación que tenemos. La educación nos viene dada por nuestro entorno familiar y los centros educativos a los que hemos ido. Tanto la familia de nacimiento como los centros educativos no han sido elegidos por nosotros y por tanto no tienen que ver con nuestras decisiones y nuestra capacidad y mérito. Lo mismo podemos decir en gran medida respecto al medio en que nos movemos.

    Igualmente, si vamos al terreno profesional, también constatamos si somos auténticos, la necesidad de relativizar nuestro mérito, capacidad y esfuerzo al ver que mucho de los logros obtenidos lo han sido con ayudas y circunstancias decisivas que sin ellas habría sido imposible conseguirlos. Hay personas que no tenían medios en su familia, viviendo en condiciones precarias y a pesar de ello consiguieron salir adelante y ocupan lugares de liderazgo en sus profesiones o negocios. Se dice de ellos que se hicieron a sí mismos por su tenacidad y fuerza de voluntad. Siendo admirables estas trayectorias personales, el hacerse a sí mismos también se puede relativizar, porque esa admirable fuerza de voluntad que tienen les ha sido dada.

    No queremos decir que todo es por casualidad, sino que sin muchas personas y circunstancias nuestra posición y manera de vivir sería muy diferente. Por ello la actitud en la vida debe ser de agradecimiento, conjuntamente con comprensión y respeto hacia otras personas y sus historias y trayectorias personales. Todos son únicos e irrepetibles.

    20 may 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.