Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 31 octubre 2020
03:41
h

Pícaros

    EN España existen tres circunstancias sociológicas singulares propias. La picaresca, las guerrillas y el bandolerismo. Estos tres fenómenos históricos y al mismo tiempo literarios parece que los llevemos en los genes de un siglo a otro. En la cumbre de la picaresca están Lázaro de Tormes y el buscón don Pablos. En la guerrilla brilló Viriato contra los romanos, pero le ganaron en aclamación popular quienes en el siglo XIX se levantaron contra los franceses para defender la desatinada legalidad de Fernando VII. Casi todos, como el Tempranillo, Juan Palomo o Tragabuches, de invocar al rey y hostigar al invasor, sin intervalos, pasaron a delincuentes de trabuco en las serranías de medio país.

    La historiografía moderna, desde Fernando el Católico quien ya los persiguió, ha dejado escritas sus leyendas y constató la desaparición del bandolerismo tradicional en el siglo XX. Sin embargo hoy podemos ver cómo su espíritu sigue instalado en los más altos mecanismos de nuestro presente.

    No hay más que observar como afamados constitucionalistas, de la noche a la mañana, incumplen la Constitución como tunantes, considerando ciega a la ciudadanía, y trabuco en ristre se van a Europa a disparar contra la honra de España. Por supuesto que este Pablo moderno, que vocea en Bruselas, nunca alcanzará la gloria literaria ni del Lazarillo ni de Diego Padilla, más conocido como Juan Palomo y su famoso dicho.

    Este Pablo, que con una mano niega cambiar el Consejo del Poder Judicial y con la otra pide justicia internacional, ha entrado en la ratonera del pícaro Pedro y un día sí y otro también muerde el queso, se contradice y se descubre. Legalista de pacotilla quiere desconocer que, de los 20 miembros elegibles para el Consejo, 12 lo son por una ley orgánica cambiable por el propio Parlamento.

    Y cómo la guerra de guerrilla, que venía practicando, le está saliendo mal, sin apartarse de la lógica tradicional, no ha dudado en tomar el camino del bandolerismo genético. Quevedo, creo que en el Buscón, dejó dicho que por cambiar de lugar no se cambia de condición. Es lo que hay.

    17 oct 2020 / 22:24
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.