Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 27 octubre 2021
08:22
h

Por un aire limpio

    EL Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul “Aire saludable, planeta saludable” (7 de septiembre) promovido por Naciones Unidas, tiene que servirnos para hacer un llamamiento a la ACCIÓN y reclamar un aire limpio para tod@s los habitantes del planeta. Es preciso crear una conciencia colectiva sobre la trascendencia que tiene la calidad del aire en relación con la salud, y para ello es fundamental aunar esfuerzos por parte de los gobernantes de todos los países de cara a impulsar estrategias de actuación que tengan como finalidad proteger la salud y la vida de las generación actuales y futuras.

    Conviene recordar y tener muy presente que el uso desmedido y descontrolado de combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas natural) a lo largo de estas últimas décadas, tanto a través de fuentes fijas (calefacciones domésticas, industrias) como fuentes móviles (vehículos a motor, aviones, barcos) ha contribuido al calentamiento global, así como a las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera y con ello a empeorar significativamente la calidad del aire en las ciudades, repercutiendo en la salud de los ciudadanos, tanto en los grupos más vulnerables (niños, mujeres embarazadas, ancianos) como muy especialmente en las personas que padecen enfermedades respiratorias y/o cardiovasculares.

    Cada año fallecen 7 millones de personas como consecuencia de la contaminación atmosférica en ambientes exteriores e interiores. Es necesario un cambio radical en el sistema energético, es urgente descarbonizar el sector energético y apostar claramente por las energías renovables; esa transición energética tan necesaria debe hacerse a gran velocidad o llegaremos tarde. Es urgente caminar hacia un modelo energético sostenible, en el que toda la energía utilizada sea 100% renovable (debe ser un objetivo prioritario para el 2030).

    Tenemos que abandonar un sistema energético contaminante y apostar por un sistema energético limpio y sostenible, que traerá una gran riqueza económica, ambiental y social, además de crear empleo y disminuir el coste de la factura energética, que lamentablemente se ha disparado en la actualidad. Si queremos construir ciudades más saludables y sostenibles, es necesario impulsar el transporte ecológico, el coche eléctrico, el carril bici y peatonalizar el centro de las ciudades, de cara a mejorar la habitabilidad de las ciudades.

    La mejora de la calidad del aire en las ciudades disminuirá notablemente la morbilidad y mortalidad de las enfermedades respiratorias, y mejorará la calidad vida y la salud de los ciudadanos; además puede ayudar a reducir las consecuencias del cambio climático, de la misma forma que los esfuerzos y las medidas dirigidas a mitigar el cambio climático pueden mejorar la calidad del aire (son las dos caras de una misma moneda).

    07 sep 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito