Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 23 octubre 2020
14:01
h

Por una Galicia hispano-lusa

    ¿HACIA dónde miramos cuando alguien dice enfáticamente que hay que mirar hacia Europa? Al norte; nunca al sur si somos gallegos o al oeste si se vive en otra parte de España. La Europa de referencia está más allá de los Pirineos, a veces en Francia y otras en Alemania según la coyuntura, pero nunca al otro lado del Miño. ¿Por qué será? ¿Un cierto complejo de superioridad que nos lleva a intentar equipararnos a un pelotón de cabeza donde están franceses y alemanes, y dejar atrás una imaginaria segunda división que incluiría a los portugueses? ¿Una buena vecindad que nos hace ver a los lusos como si fueran de casa?

    Elijan la hipótesis que prefieran porque el resultado será el mismo. Al europeísmo genuino lo vemos ubicado fuera de la península. El ideal que nos fascina puede estar representado por Merkel o Macron, no por políticos portugueses cuyo nombre simplemente nos suena. Al tomarle el pulso a la Unión Europea acudimos a Berlín o París, nunca a Lisboa.

    En las cumbres comunitarias, a la hora de la foto de familia, medimos la distancia que separa a nuestros líderes de la alemana y el francés para comprobar la cotización del poder hispano, y prestamos atención a las sonrisas que nos dedican y al saludo más o menos caluroso que nos prestan.

    Olvidamos que aquí al lado hay un país modélico que está dominando el virus mejor que otros. Mejor que nosotros, desde luego. ¿A qué se debe? Cuentan con una clase política que compensa, con acuerdos, tolerancia y educación, una sanidad peor dotada que la nuestra y bastante castigada por los recortes. Y es un país salido de la revolución más fraternal y florida que recuerda la historia, capitaneada por un aristócrata con monóculo llamado Spínola y un brigadeiro de orientación castrista y nombre sacado de Shakespeare, Otelo Saraiva de Carvalho. Ambos de la mano, a los sones de una canción que habla de la “terra da fraternidade”, derrocan sin sangre a una dictadura también sui generis comandada por un reconocido profesor de derecho administrativo.

    Alabamos con razón la transición española, pero el 25 de Avril fue una experiencia sin parangón de la que sale una democracia consistente que ahora está en una fase de Gobierno de izquierda y presidente de la República conservador, que se llevan bien y no discuten por la exhumación del último tirano sino sobre cosas más prácticas. Gracias a su entrenamiento para el consenso, los portugueses están unidos, la pandemia retrocede y hasta se permiten plantarle cara al holandés que escupió sus tópicos sobre la Europa del sur.

    Menos mal que nos queda Portugal, y qué pena que Galicia no lleve a la próxima reforma constitucional la posibilidad de ser una doble nacionalidad histórica, con una versión española y otra portuguesa que le permitiera compartir las virtudes de ambas naciones sin estar con ninguna del todo.

    Un mapa de Renfe ya corría la frontera hacia arriba de forma premonitoria, y es sabido que la linde más porosa de occidente es la raia. Políticamente hablando, el cauto Feijóo tiene más que ver con el plácido Antonio Costa que con muchos airados colegas españoles. Una galleguidad hispano-lusa. ¿Por qué no?

    30 abr 2020 / 21:22
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.