Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 11 agosto 2020
02:15
h

¡Qué oposición!

    PROBABLEMENTE nunca, desde la Transición, hubo en España una oposición más desorientada, más inconveniente, más flu. Yo no escribo solo de política, bastantes lo hacen. Me refiero a la actual oposición como una molestia intelectual que daña la vida institucional española y perjudica el pensamiento. No solo el pensamiento sino la fe en el pensamiento.

    Esta oposición nos adormece o nos espanta. Nunca un líder de derechas ha parecido tener más razón al fallarle quien pusiera en claro sus torpezas y noviciadas; nunca un Gobierno de coalición tan convulsa internamente pareció tan insustituible porque, basándose en lo más común, resulta preferible al despiste.

    No solo el Gobierno mantiene clamorosa deficiencias sin que lo denuncie efectivamente una alternativa. La oposición tiene apagadas las luces y palmotea aquí y allá, sin saber dónde. Lanza ideas de reformas legislativas hueras, propone medidas sin causa, hace crítica por criticar: podía hacer también pactos por pactar, y dejar de oponerse a sí misma como un ocioso ante el espejo.

    Seguro que trabajan en sus despachos, pero dan la sensación de no saber en qué; seguro que pretenden el bien para el país, pero obstaculizan por inacción. Logran, mediante su impotencia, que la nación recupere las ganas de hacerlo bien.

    Hasta ahora parece incluso aconsejable no hablar porque hay incontables comentaristas de lo público, pero el problema desborda ya el tópico de lo político y se adentra de lleno en el mundo mismo del estilo, del sentido y de la paciencia intelectual.

    31 jul 2020 / 23:12
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito