Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 13 abril 2021
09:14
h
Reseña Musical

Rafael Blechacz, solista del “Concierto para piano nº1, Op. 11” de Chopin, dirigido por Víctor Pablo Pérez

    Concierto de la “OSG” dirigida por Víctor Pablo Pérez, en el Coliseum de A Coruña-20´00 h.-, en el que contará como solista con el polaco Rafael Blechacz, para el “Concierto para piano nº 1, en Mi m. Op. 11” de Chopin, para completar con la “Sinfonía nº 9, en Mi b. M. Op. 70”, de D.Shostakovich. El pianista recibió los cinco primeros premios del XV Concurso Int. Chopin, el certamen por excelencia dedicado al instrumento y uno de los más veteranos en su planteamiento, concurso que había sido fundado por Jerzy Zurawlew, y que ha tenido como galardonados a lo largo de su historia a venerables como M.Pollini, Bella Davidovich, K.Zimerman o Martha Argerich, siendo su primer ganador en 1927 Lev Oborin. El pianista, se formó en el Conservatorio Arthur Rubinstein, antes de seguir en 2007, en la Academia Bydogoszcz, con Katarzyna Zydron. Recibió un segundo Premio del A.Rubinstein “In Memoriam” Bydogoszcz, y el Premio del “IV Hamamatsu”, de 2003. Especialista en el pianismo chopiniano, grabó para la “Deutsche Grammophon”, los “Nocturnos Op. 62”.

    La música concertante de Chopin, cuenta con dos conciertos para piano, que se entremezclan con la “Gran Polonesa brillante, en Mi b M.” a la que precede un “Andante spianato en Sol M. Op. 22”, la “Fantasía sobre temas polacos en La M. Op. 13”, las “Variaciones “Là ci darem la mano”, en Si b M. Op. 2” o “Krakowiak (Gran Rondó), op. 14”. El “Concierto nº 1, en Mi m. Op.11”, en sus tres tiempos: “Allegro maestoso”, “Romance. Larghetto” y “Rondo. Vivace”, conoció su estreno en Varsovia en el Teatro Narodowy, entonces Teatro Nacional, el 11 de octubre de 1930, con el autor como solista, con la Orquesta del propio teatro, dirigiendo para la ocasión Carlo Silva. En el orgánico instrumenta, se planteaba una disposición de 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes, 4 trompas, 2 trompetas, trombón, timbales y cuerda, para un desarrollo no excesivamente extenso. Sabido es que en el franco-polaco, las pequeñas formas eran el espacio idóneo de sus apetencias creativas.

    Un concierto posterior al que se publicará como número dos y de hecho comenzaría a tratarlo tras el estreno del escrito en “Fa m.”. En resumen, ambos proceden del año 1830 y tardarían el pasar a impresión hasta tres años después, el “Op. 11” y ya en 1836, el que se conoce como “Op. 21”. En lo formal, se atienen a criterios ciertamente convencionales, en los que la personalidad del autor asoma con clara timidez, destacando especialmente lo que realmente caracteriza su talante, el cuidado y el refinamiento melódico, que sobresale en el segundo tiempo. Queda sin disimulo las influencias debidas a maestros del género como el eslovaco Jan Nepomuk Hummel y las herencias irrenunciables de los maestros Friedrich Wilhelm Kalkbrenner e Ignaz Moscheles. La recepción quedaría ensombrecida por la propia orquestación, salvada precisamente por el protagonismo del solista de piano. Mejor será el trato que se le otorgue en París, cinco años después, en parte por la excelente opinión que sobre el artista se tenía en la capital francesa, a pesar de la dura oposición de la crítica, que le veía fuera de época y estilo, y al que consideraban como un plagio sin mayor consideración del “Concierto en Do m. Op. 61”, de Friedrich Kalkbrenner, que había presentado en 1824.

    Shostakovich con la “Sinfonía nº 9, en Mi b M. Op. 70”, estrenada en Moscú con el venerable Y.Mraviski al frente de la entonces “O. Filarmónica de Leningrado, el 30 de agosto de un año tan crudo como 1945. Usa una tonalidad mayor como símbolo de triunfo partiendo de un “Allegro energico” y que él mismo confesaría que la abordó en un estado de gran arrebato emocional. La obra estuvo retenida un tiempo sin reales motivos aparentes aunque el diario oficial de la agencia “TASS” daría como inminente el estreno como obra dedicada a nuestra gran victoria, recién concluida la guerra devastadora. El autor y su compañero Sviatoslav Richter, llegaron a interpretar a cuatro manos un avance ante el Comité de Asuntos Artísticos, ante un reducido grupo de atentos críticos pendientes de buscarle todos los defectos que supuestamente saltaban a la vista. Mal precedente, al que el compositor estaba a todas luces acostumbrado. Un analista como David Rabinovich, sentenciará en unas cuantas líneas: “Estábamos preparados para un nuevo fresco sinfónico de carácter monumental y nos encontramos con algo totalmente distinto, con algo que en un primer momento nos sorprendió por su singularidad”

    Por ese primer movimiento, de apenas cinco minutos, difunde ya una atmósfera de simplicidad y humorismo, partiendo de un primer tema que tiene una afinidad con el final de su “Sexta” sinfonía, que despliega no menos entusiasmo. El segundo movimiento, ”Moderato”, resulta esencialmente lírico y de una sutil belleza, destacando instrumentos aislados que ayudan a recrear un estilo camerístico, Ejemplos como el primer tema confiado en exclusividad al clarinete, al chelo y al contrabajo. Que se manifiestan al unísono, que nos sitúan dentro de una música íntima y sutil, cargada de matices armónicos y cromáticos, a modo de intermezzo entre los dos movimientos, para dar paso a los finales que se desarrollan sin solución de continuidad. Un “Scherzo”, movimiento de bravura, pero no excesivamente cargado de tintas, en el que hayamos esa cercanía con la “Sinfonía nº 6”.

    Un “Largo” de nuevo y también corto de tintes dramáticos, que se distancia del resto de los movimientos que escuchamos. El recitativo solo de fagot y los episodios de los cobres, alternan la armonía clásica de la obra, evocando pasajes del primer movimiento de la “Octava sinfonía”, en un paso hacia el “Final” de persistente tono sarcástico, aspecto del que el autor, era consumado maestro, como observamos en bastantes de sus obras de los género más diverso y que confirma la continuación del “Scherzo” anterior. Un final festivo y alborotado.

    09 abr 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito