Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 01 diciembre 2022
08:56
h

Raxoi sigue en Babia

    COMO los respectivos Informes

    –2018 y 2020– de Desarrollo Sostenible en 100 Ciudades Españolas, que preconiza la oficializada Agenda 2030, no los detallan con la precisión con que se afrontan otros 17 indicadores nos quedamos sin saber el –se supone– docto diagnóstico de organismos supralocales sobre los problemas urbanísticos y de vivienda que presenta la ciudad de Santiago de Compostela, una de las estudiadas. Carencia tanto más lamentable por cuanto la referida agenda quiere ser “la hoja de ruta que va a marcar la estrategia y las acciones a llevar a cabo hasta 2030 para hacer de los pueblos y ciudades ámbitos de convivencia amables, acogedores, saludables y concienciados”.

    Habrá que esperar, pues, a que el trabajo encargado por la municipalidad a los reconocidos economistas María Cadaval y Santiago Lago dé sus definitivos frutos y nos revele la situación real que en los citados aspectos habitacionales y de convivencia presenta la capital de Galicia. Como anticipo, y según obra ya negro sobre blanco, se propone en el segundo de los retos piloto de La Agenda Urbana y Rural para Santiago de Compostela “apostar por un modelo urbano que conjugue el mantenimiento de la vitalidad urbana, la convivencia entre diferentes (en edad, renta o cultura) y la proximidad entre residencia, trabajo y servicios”. ¡Vamos!, la Ciudad del Cuarto de Hora ya comentada aquí que propuso el francés de origen colombiano Carlos Moreno y que la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, abrazó con entusiasta determinación práctica.

    Proponen los citados estudiosos para Compostela “introducir diferentes modalidades de vivienda (que den cabida a una diversidad de grupos sociales) y donde haya una conexión con el sistema ambiental y las redes de infraestructura verde”, además de promover “una definición del centro urbano compacto como un área de prioridad peatonal y relación de proximidad”.

    Pero como a lo de la agenda aún le quedan meses, más los no pocos años que implicará su implantación efectiva, y la municipalidad santiaguesa anda a la greña en sus peleteiros de quita y pon, inexplicados cambios de portavocías, faraónicas obras colgadas de un reloj sin horas cuando no entretenidas en el tejer y destejer, el obrar y rectificar cual nuevas Penélopes, la ciudad real, la de a pie de calle, la que se levanta cada mañana con ojeras y preocupación, asiste atónita a la aceleración del problema habitacional con la imposibilidad de alquiler para universitarios o jóvenes parejas, mientras están vacías un 16,93 % (datos de 2011 en el citado informe) de las 52.034 inventariadas en la misma fecha.

    Colas de hasta diez parejas o jóvenes convocados a la misma hora para inspeccionar un mismo piso en alquiler o la celeridad con que aparecen y desaparecen pisos a la venta en los portales inmobiliarios son el pan de cada día –acentuados por la irracionalidad que supone la proliferación de pisos turísticos– de una ciudad que sigue dejando marchar la más prometedora sabia laboral. Por no hablar de la proliferación de viviendas alquiladas sin las mínimas condiciones de habitabilidad y que nadie inspecciona. Porque Raxoi sigue en Babia.

    06 jun 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.