Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 03 junio 2020
15:48
h

“Rosamunda”, de F.Schubert, con el “Coro de la OSG”

    “Rosamunda D. 797”, de F.Schubert, obra prevista en estos días dentro de las programaciones de la “OSG”, en el ejercicio de temporada y que podríamos seguir tanto en el Palacio de la Ópera, de A Coruña como en el Auditorio de Galicia, bajo la dirección del titular de la orquesta, Dima Slobodeniouk, y que completaría con el “Concierto para violín y orquesta, en Re M. Op. 61”, de Beethoven, destacando como solista Viktoria Mullova. Para “Rosamunda D.797”, de F.Schubert, la invitada anunciada, era la mezzo Marie-Henriette Reinhold, una cantante con fundamentos en la “Abbey School (Pforta)”; en la Franz Liszt School of Music, de Weimar; en la Friedrich Schiller University, de Jena; en donde se graduaría en 2011. Fue alumna de Elvira Dressen, en la Felix Mendelssohn Bartholdy University, de Leipzig, en ese año, mientras ampliaba en el espacio del “lied” con maestros como Johathan Alder, Alexander Schmalcz y el prestigioso Peter Schreier. Obtuvo galardones como el Concurso de Jóvenes de Berlín, de 2012 y el “Schloss Rheingberg Chamber”, de 2014. En su condición profesional, es asidua de coliseos de prestigio como “Concert Köln”, “Gewandhauseorchester”, de Leipzig, la “Batzdorfer Hofkapelle” o el “Dresden Kreuzkirche”. Por ella, y por el coro, además de la violinista Viktoria Mullova, habremos de esperar a tiempos mejores.

    El “Coro de de la OSG”, se formó en 1998, dirigido el 21 de marzo por James Ross, aunque entonces Joan Company, era su cabeza visible desde los comienzos, haciendo posible al paso de las temporadas al nacimiento de las agrupaciones nodriza, base para el sustento de su mantenimiento, que tendrá hechos constatables con las aportaciones a los festivales de temporada, desde el añorado “Festival Mozart”, a las programaciones de “Amigos de la Ópera de A Coruña”- también la de Santiago recibirá sus atenciones con relativa frecuencia, en especial en el Paraninfo da Universidade y con la participación generosa de la pianista Ludmilla Orlova-, o importantes ciclos de conciertos, alternando producciones operísticas con oratorios, y obras sinfónico-corales, desde Bach a Vivaldi, Haydn, Brahms, Mahler, Shostaskovich, Fauré, Karl Orff, Britten, Debussy y repertorio español, como Antón García Abril. Otros maestros han tenido la satisfacción de dirigirles, y entre ellos, J.López Cobos, A.Ros Marbà, Víctor Pablo Pérez, M. Ángel Gómez Martínez o Josep Pons. La primera gira del coro, fue en el año 2003, repartida entre Oporto y Lisboa, actuando también en el Palau de la Música, de Barcelona, dirigidos por una autoridad como Christopher Hogwood.

    Joan Company, siempre atento a nuestro tiempo, se preocupó por estrenar obras de J.Busto, D.G. Artés, J.Domínguez, A.Parera, J.Vila, J.L.Turina y trabajos sinfónico-corales firmados por A. Martorell, J.Martorell y J.Valent. Uno de esas aportaciones para el Palau de la Música, fue “”El mirador” (para coro y orquesta), de Josep Vila, en invitación del Festival Int. de Cant Coral. Agrupaciones de prestigio, conocieron la labor del mallorquín, entre las que citaremos la “Camerata Anxanum” (Italia), el “Orpheon Consert Wien”, compaginando labores con colegas como Ros Marbà, Alberto Zedda, Elihau Inbal, Ton Koopman, Lorin Maazel, Trevor Pinnock, Franz Paul Decker o K.Penderecki. Con el coro de la “OSG”, cuidó los repertorios más diversos, en los que no faltan los géneros “a cappella”. Para la consolidación de su carrera, siguió los dictados de maestros como Pierre Cao, M.Cabrero y O.Martorell, y es autor de imprescindibles trabajos de interpretación e investigación, recibiendo consideraciones como el “Premi Gabriel Alomar 2001”, de la Obra Cultural Balear.

    “Rosamunda, Furstein von Cyperin (Rosamunda, Princesa de Chipre), D.797”, de F.Schubert, era en principio un drama romántico con música sobre el texto de Helmina von Chézy. El autor no había compuesto una obertura para la obra, recurriendo a la de “Alfonso y Estrella”. A pesar de la ausencia de obertura, la obra es esencialmente sinfónica en los números más importantes. Destacan también una romanza para voz sola, dos coros mixtos y un coro masculino, que cubren la obra en su conjunto. El beneficio de una luminosa orquestación, el trabajo descubre una perfecta unión entre las músicas de raigambre popular y las ideas sobradamente refinadas. Dos únicas representaciones, será lo que quede de la obra en vida del autor, sin que vuelva a subir a escena. En vida del compositor, se editó una publicación con acompañamiento de piano, realizada por su propia firma, con algunas canciones y coros: la romanza, el coro de cazadores, el coro de los espíritus y el coro de los pastores y que conocerán la edición en Sauer y Leidesdorf, en 1824, en cuatro entregas, bajo la firma de “Op. 26”. El drama poético de Helmina von Chézy, fue escrito en la premura de cinco días, y ya con la fecha fijada, Schubert dispuso de muy poco tiempo para cumplir con el compromiso debido.

    30 abr 2020 / 14:57
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.