Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 25 febrero 2021
02:00
h
Reseña Musical

Sibelius y Tchaikovski por la “RFG”, en streaming

    Concierto en obligado streaming por la “RFG” en dos grabaciones realizadas en el Auditorio de Galicia y que se ofrece a partir de las 20´30 h.-, una grabación de la sesión seguida el 12 de febrero de 2015, que en esa fecha dirigía Jaime Martín, maestro que se había formado con Paul Verhey, en La Haya y que fue titular de la Orquesta de Cadaqués, pasando por formaciones como la Royal Philharmonic de Liverpool, la S. de la Radio Sueca, la de Sâo Paulo, la London Mozart Players o la English C.O., entre otras. Destacan sus grabaciones para el sello “Tritó”, incluyendo obras de C.Halffter y Agustí Charles, en su muestra de interés a compositores actuales, entre los que merecen mención Xavier Montsalvatge por su “Concierto para flauta y orquesta”. Además de director es un virtuoso flautista y para confirmarlo, la grabación que realizó del “Cuarteto para flauta” de W.A.Mozart , con la “Academy of St. Martin in the Fields”, para “EMI”. Para aquella sesión, se había incluido en programa “Fragmentos de Satiricón”, de Buide del Real, un estreno que había ganado el “Premio de Composición AEOS-Fundación BBVA”, de 2013, y la “Sinfonía nº 5, en Re M. Op. 107 (La Reforma)”, de F.Mendelssohn. La obra para esta tarde, será la tercera pieza de entonces, la “Obertura-Fantasía”, de P.I.Tchaikovski, en la versión definitiva de 1880, en dos tiempos.

    Sobre ella, se reconoce la inspiración shakespereana, y que para efectos reales, gozaba del estímulo y sugerencia de Mily Balakirev, compañero de travesías y escuela. Loa obra se completó en 1869, y en ella, tuvo bastante que ver su compañero en cuanto a los asesoramientos, en la temática de técnicas de trabajo y otros detalles fundamentales. No faltaría tiempo para que el autor sintiese la urgente necesidad de revisarla, llegando a admitir que carecía de suficiente originalidad y sentimiento. El carácter hipersensible del músico, era un permanente condicionante para el acabado de sus composiciones. Pesaba en gran medida el fracaso tras su estreno en San Petersburgo y el rechazo sufrido en Viena, Londres y París. Una incomodidad que no cesará hasta que se decida a revisarla y que dará sus resultados en el tratamiento de 1879. El músico, maestro en los dominios de los recursos dramáticos, de los que dejará su mejor reflejo en las óperas, actualmente en cartel de temporada en los grandes coliseos. Una obertura-fantasía que resulta una visión del compositor sobre el propio drama, partiendo de tres temas obsesivos-el mor, la muerte y el destino-, logrando un dibujo musical expresivo.

    Segundo concierto y este perteneciente a esa temporada, con Matthieu Arama como solista del “Concierto para violín en Re m. Op. 47” de J.Sibelius, dirigido por el titular Paul Daniel, y en una tarde que presentaba como estreno “Memorias de un neno labrego” de Aaron Siebert, encargo de la propia orquesta y ”Cantus articus,Op. 61”, de E. Rautaavara. Arama es un solista que se ha prodigado por la orquesta, en actividades como las “Xornadas de Música Contemporánea”, en las que interpretó de Igor Stravinski, el “Concierto para violín, en Re M.”. Fue alumno de D.Oistrakh, en el Conservatorio de Bruselas y obtuvo premios de importantes certámenes como los de Montreal, el Benjamin Britten o el Shlomo Mintz. Su trayectoria como solista, le llevó a lugares como el Barbican Center, la Place des Arts de Montreal, o el Tchaikovski Concert Hall, y fue dirigido por maestros como Andrew Davis, Roberto Benzi,o el citado S. Mintz. Dispone de un violín “Guarnerius (Duc de Crémone)”, cedido por la Asociación Ziber-Vatelot-Rampal.

    El “Concierto para violín y orquesta, en Re M. Op. 47” ,de J.Sibelius, es una composición en tres tiempos: “Allegro moderato”, “Adagio di molto” y “Finale (Allegro ma non tanto)” y que fue compuesto en 1903, otro ejemplo de obra revisada, ya que ese tratamiento lo hará el autor dos años después. Responsable del estreno, fue Richard Strauss, quien lo llevaría a cabo en Berlín. Sibelius, para entonces, se había trasladado a su residencia definitiva en Järvenpää, lugar en el que hallaría la paz y el retiro ansiados. Obra calificada como neocromática, muy en la tendencia artística en la que gustaba expresarse, razón por la cual, tardaría tiempo en recibir el reconocimiento que actualmente disfruta. Efectivamente, es ya una obra de repertorio al lado de los grandes conciertos para el instrumento desde el período post-romántico y con tintes nacionalistas. El primer movimiento resulta a la postre el más interesante, quedándose el “Adagio di molto” como el más cercano a la tradición dentro de una inspiración meridional.

    18 feb 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito