Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 04 agosto 2020
12:42
h

Socialismo es libertad

    RELEO el documento que con ese título publicó Felipe González en 1978. Por lo que a mí más me interesa, el ex secretario general del PSOE escribía: “La justicia, hacer justicia, promover la justicia es cosa nuestra: oficio de socialistas”. Pero, además, este fundamental documento constituía el programa básico y de principios que los españoles apoyaron masivamente en las elecciones de 1982.

    Allí podemos encontrar un balance de la transición junto a las acciones en materia de educación, justicia, por supuesto, autonomías, o convivencia. Ahora, sin embargo, quiero destacar el diseño que hacía Gonzalez de la estrategia del PSOE, que en gran parte sigue siendo de aplicación en la actualidad.

    El socialismo enraizó entre los españoles por la fuerza y la efectividad de la política en los municipios. La victoria socialista en las primeras elecciones democráticas a los ayuntamientos celebradas en 1979, constituyó, sin duda, el primer paso decisivo para lo que vendría pocos años después.

    La idea de que socialismo es libertad impregnó las ciudades y pueblos de una España que no renunciaba ya a vivir en democracia.

    De ahí que cualquier experiencia posterior de acceso al poder no puede tener éxito sin contar con la participación activa de los municipios y las diputaciones.

    Por ello, se hace muy difícil dar a entender cómo el PSdG en las últimas elecciones autonómicas no ha sabido aprovechar el gran número de alcaldes, concejales y diputados provinciales, y articular una propuesta victoriosa a la Xunta desde el gobierno de las principales ciudades y provincias de Galicia.

    Si los socialistas desde 1979 fueron capaces de cambiar la vida de los españoles y abordar la grave crisis económica de aquellos años, tienen que ser también capaces de cambiar el rumbo del Gobierno gallego tantos años en manos de la derecha. Así, desde la reafirmación de que el socialismo es libertad, el necesario trabajo de renovación del PSdG debe ir orientado a recuperar el valor del voto ciudadano a sus siglas.

    España y Galicia necesitan como el comer contar con un sólido sistema de partidos. Que el agua de la izquierda vuelva a los cauces de los que jamás debió salir, tiene que ser aprovechado por los socialistas desde el Parlamento, los ayuntamientos, y la sociedad civil, teniendo claro que en Galicia la disputa electoral por ese espacio cuenta con el elemento distorsionador del soberanismo en alza.

    02 ago 2020 / 00:20
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.