Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 21 abril 2021
11:08
h

Una España más digital

    LA digitalización, junto con la transición ecológica, son esenciales para reforzar el desarrollo económico en España. Si ya en la última década la transición digital era imparable, durante la crisis del COVID-19 hemos podido comprobar que el futuro de la economía y la sociedad pasa por adaptarse a las nuevas tecnologías. Es nuestro presente y futuro inmediato. Por ello, desde el Gobierno de España se ha apostado, de forma firme y acertada, por impulsar la transformación digital. No podemos olvidar que, como se recalca desde Europa, el liderazgo económico del siglo XXI está fuertemente unido a la transformación digital.

    Las razones son claras. Como expuso el presidente Pedro Sánchez, en la digitalización está la clave de un aumento de la productividad, que conllevará al crecimiento sostenido y sostenible, al empleo de calidad y, en consecuencia, a la prosperidad y el bienestar social. Europa se ha propuesto estar a la cabeza del mundo en digitalización y España quiere estar a la cabeza de Europa en digitalización.

    Con el fin de impulsar la transformación digital, el Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado España Digital 2025. Este plan prevé movilizar 140.000 millones de euros de inversión pública y privada durante los próximos cinco años. Se articula en diez ejes estratégicos, alineados a las políticas digitales de la UE, y se concreta en un conjunto de reformas estructurales que se desglosan en 48 medidas por un importe de 70.000 millones de euros a implementar en los próximos tres años.

    En los presupuestos públicos se recoge una inversión de 20.000 millones de euros, de los cuales el 75 % serán financiados a través de la UE. La acertada aprobación de los PGE para 2021 y los ingentes fondos procedentes de UE harán que la financiación esté asegurada para este ambicioso plan.

    Una de las palabras que mejor define esta agenda es tranversalidad. Transversalidad en el sentido más plural y amplio de la palabra. En primer lugar, porque España Digital 2025 aborda, a través de las 48 medidas, las diversas dimensiones de la digitalización. Por su transcendencia, cabe destacar las que acaba de presentar el Gobierno: el Plan de Conectividad Digital, la Estrategia para despliegue del 5G, la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial, el Plan de Digitalización de Pymes y Administraciones Públicas y el Plan de Competencias Digitales.

    En segundo lugar, porque la amplitud y ambición de esta agenda, aunque coordinada por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital de la vicepresidenta Nadia Calviño, implica a un gran número de ministerios. En tercer lugar, porque será de aplicación holística. Tanto comunidades autónomas como corporaciones locales están llamadas a cooperar con el resto de las administraciones, para hacer realidad este proceso de transformación.

    En cuarto lugar, por la estrecha e imprescindible colaboración público-privada. De hecho, las inversiones públicas no son sino el motor para movilizar las importantes inversiones que el sector privado abordará en los próximos años y que permitirán transformar y modernizar nuestra economía. En último lugar, porque la digitalización es una herramienta vehicular para favorecer la transición energética o combatir la brecha de género o las divergencias territoriales y sociales.

    Una agenda completa, contemporánea e inclusiva. Desde todos los ámbitos para todos los ciudadanos. Desde el Gobierno, la puesta en marcha de esta agenda permitirá la completa transformación digital de España, en todas sus facetas, a través de un proceso humanista. Un proceso que pone a las personas en el centro y que permite avanzar hacía un desarrollo más sostenible, más inclusivo y más justo.

    03 mar 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito