Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 03 marzo 2021
09:29
h

Una Estrategia de Inteligencia Artificial

    LA pandemia ha acelerado la transición hacia un mundo inteligente y en permanente conexión. Un mundo en el que la Inteligencia Artificial (IA) está llamada a cambiarlo todo de forma radical. Ya lo está haciendo. ¿Cómo prescindir de máquinas cada vez más inteligentes que puedan transformar y establecer el dominio en cualquier área imaginable? ¿Cómo renunciar a aplicaciones para móviles, robots avanzados, coches autónomos, drones, aplicaciones del internet de las cosas, o incluso a toda una ciudad inteligente? Sinceramente, no podríamos. Y es que nada escapa al influjo de este tipo de tecnología.

    La IA es un proceso irreversible y en expansión. La ingente proliferación de datos, sumado a avances en computación y algoritmos, crea máquinas cada vez más inteligentes. Su potencial de transformación tecnológico, económico, ambiental y social es enorme dada su gran penetración intersectorial (salud, industria, seguridad, transporte, cultura, educación, gestión energética, agricultura, banca, comercio...), elevado impacto, rápido crecimiento y contribución a mejora de la competitividad.

    Sin duda, esta tecnología será clave en la reactivación económica tras la pandemia. Y es que el progreso de las sociedades avanzadas pasa por abanderar el desarrollo y la integración de la IA. Los datos lo avalan. Los expertos señalan que en 2030 su aportación al PIB mundial se situará en el 14 %, más de 14 billones de euros cada año.

    España se ha posicionado para liderar el desarrollo y la integración de la IA en el tejido productivo, la economía y la sociedad. Para ello, el Gobierno ha aprobado la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA) con la que activará una inversión pública de 600 millones de euros entre 2021 y 2023, en su mayor parte procedentes de los fondos europeos de recuperación.

    A esta cuantía hay que sumarle 3.300 millones más, provenientes de fondos público-privados. El esfuerzo público y privado no sólo es deseable, sino imprescindible para asegurar que sus beneficios alcancen al conjunto de la economía y sociedad. Solo así será posible garantizar un crecimiento sólido y empleo de calidad.

    La Estrategia se concreta en seis ejes estratégicos que abarcan acciones prioritarias en: impulsar la investigación científica y la innovación; promover las capacidades digitales y potenciar el talento; desarrollar plataformas que den soporte a la IA; integrarla en el tejido económico; potenciar su uso en la Administración pública, y establecer un marco ético y normativo que ampare los derechos digitales.

    Este último ámbito de actuación es de gran importancia. Se debe salvaguardar los derechos fundamentales de los ciudadanos, su privacidad y valores éticos. Es fundamental garantizar la dimensión humana en el desarrollo y aplicación de la IA guiada por principios éticos de inclusión, bienestar social y sostenibilidad.

    El ingenio y la innovación han impulsado el avance de las sociedades a lo largo de la historia. La IA es otra de esas innovaciones disruptivas fundamentales. España parte de una buena posición. Contamos con grandes grupos de I+D+i públicos y privados, instalaciones de alto rendimiento computacional para el procesado masivo de datos, liderazgo en el despliegue del 5-G y la mayor red de fibra óptica de Europa. El Gobierno está actuando con decisión y valentía. Ha impulsado una estrategia que es más que la promoción de la IA, es garantizar la competitividad de España en el plano internacional. La apuesta por la IA es una estrategia de futuro. Porque el futuro será inteligente.

    27 ene 2021 / 00:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito