Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 29 julio 2021
03:33
h

¿Ustedes lo entienden?

    ¿POR qué seguimos empeñados en dar más vueltas al origen del bicho, cuando está claro que un organismo como este difícilmente puede tener un origen natural, dada su evolución? Y es que, si bien lo que parecía ciencia ficción y conspiración hoy ya resulta ser la teoría más creíble, seguimos alimentando a negacionistas y naturalistas sin centrarnos en ir a por las verdaderas claves del virus. Porque si se escapó de un laboratorio, como todo parece indicar, en algún lado tienen que estar guardados los secretos de confección del COVID, ¿no creen?

    ¿Por qué nos empeñamos siempre en hacer las cosas a destiempo? Porque ni era lógico empezar a desescalar cuando lo hicimos, ni quitarnos las mascarillas cuando en las islas ya habíamos visto lo que estaba pasando. ¿Y qué me dicen de organizar una Eurocopa con estadios como los que vimos? ¿Y unas olimpiadas ahora? ¿En serio nos extrañamos de los brotes que están surgiendo? ¿De verdad nos escandalizamos de las cifras que estamos viendo? “Hacer lo mismo de siempre y esperar obtener resultados diferentes es de locos”, decía Einstein.

    ¿Porque hacemos una y otra vez las mismas deducciones absurdas? Y es que, cuando empiezan a subir los contagios, siempre nos vanagloriamos de la suerte que tenemos por la poca presión en hospitales y ucis. Y lo que es aún más sangrante. Los medios teóricamente informativos nos engañan una y otra vez con titulares sobre la buena noticia de que los hospitales y las uvis, cada vez que se desatan los contagios de una nueva ola, sigan libres de presión. ¿Aún no hemos aprendido que la presión hospitalaria tarda entre dos y tres semanas en aparecer?

    Abrimos el turismo cuando venía el verano con una estrategia de barra libre. Nos quitamos las mascarillas en exteriores cuando los datos de irrupción de una nueva ola ya eran una realidad. Las ciudades empezaron a llenarse de visitantes que van de aquí para allá a los que les encanta, por cierto, disfrutar del aire libre con toda su intensidad. Comenzamos a celebrar bautizos, bodas y comuniones que habían quedado aplazadas. Visitamos a amigas y amigos sin restricciones perimetrales ni limitaciones de aforo. ¿Qué pudo salir mal?

    Ahora, sabiendo que la inmunización con pauta completa protege en gran
    medida de un COVID grave pero no de contagiarnos ni de contagiar, dejare-
    mos reunirse en interiores a gente con certificado de vacunación. ¿Pero no
    pueden contagiar? ¿Ustedes lo entienden? A mí me cuesta. Sólo espero que
    no tengamos que enfrentarnos a un susto todavía mayor por nuestro empeño
    en dejar mutar al virus.

    22 jul 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito