Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 25 febrero 2021
01:28
h
RESEÑA MUSICAL

Viviane Hagner, solista del “Concierto para violín (A la memoria de un Ángel)”, de Alban Berg

    Concierto de la “OSG” dirigido por Karl-Keinz Steffens en el Coliseo de A Coruña- 20´00 h.-, en el que será solista Viviane Hagner, del “Concierto para violín (A la memoria de un Ángel)”, en el que también se ofrece la “Sinfonía n º 1, en Si b Op. 38 (Primavera)” de Robert Schumann. Viviane Hagner comenzó su carrera temprana, siguiendo los dictados de Zubin Mehta, con las orquestas de Berlín e Israel, que en breve tiempo, le abrieron las puertas de formaciones como la Staatskapelle Berlin, la New York P.O., la Montreal S.O., la BBC S.O., la O.S. de Chicago o la Montreal S.O., conociendo las batutas de Barenboim, Pinchas Zukermann, C.Abbado, Kent Naganoo Vladimir Ashkenazy, en su escala de importantes certámenes: Ravinia, Marlboro, Schleswig-Holstein y Salzburgo. Estrenó los conciertos para violín de Unsuk Chin, con la Deutsches S.O., dirigida por K.Nagano y el de Simon Holt, en 2006, con la BBC.S.O. y Jonathan Nott. Dispone de un “Stradivarius” de 1717, por cesión de la “Nippon Music Foundation. Realizó grabaciones para el sello “EMI Classics”, con obras camerísticas de Beethoven, Schubert y Saint- Saëns. “Ciaccona”, otro de sus trabajos, incluyó la “Partita nº 2”, de J.S.Bach, una sonata de B.Bartok y una suite de Hartmann. Para “Hyperion”, grabó los conciertos cuarto y quinto de Vieuxyemps, además de su “Fantasía Appasionata”, con la Royal Flemish P., dirigida por Martyn Brabbins, Colabora desinteresadamente con la “Freya von Molke Foundation”.

    Karl- Heinz Steffens, tuvo una importante trayectoria como clarinetista, que compaginará con la dirección. Fue alumno de Ulf Rodenhäuser, en la Stuttgart Akademie y conoció profesionalmente las batutas de L.Maazel, K.Masur, Jorg Peter-Wiegler o Sir Colin Davis. Se interesó por repertorios cameristicos, que compartió con Wofgand Sawallish, Maazel, los cuartetos “Auryn””Finne Arts”, “Ysaye” y “Leipzig”. Ejerce la docencia en la “Hannover Musik Akademie”, en la “Hans Eisler Berlin Ak.”y en la Escuela Superior Reina Sofía de Madrid. La dirección acapara mayor interés en la actualidad, ocupando la titularidad de la Ópera Estatal de Praga, también en la Bavaria Radio S.O., la Norrköping S.O. Sweden, la Berlin P.O., la London Philharmonia, la Zurich Tonnhalle y la Royal Stockholm O. Recibió un “ECHO Awards”, en 2015, por su trabajo sobre la obra de .A. Zimmermann. La ópera acapara un espacio destacado en sus preferencias, y en Halle dedicó un proyecto sobre el “Anillo “ wagneriano; para la Norwegian Opera, de Oslo, preparó “Pelleas et Melisande”, de Claude Debussy y recientemente, con la compañía de la que es titular, la Ópera Nacional de Praga, puso en escena “Tristán e Isolda”, de Richard Wagner.

    “Concierto para violín (A la memoria de un ángel)”, de Alban Berg, una ensoñación en recuerdo de Manon, la hija de Walter Gropius y Alma Mahler, fallecida en la flor de la juventud a consecuencia de la poliomielitis y que nos lleva a un estado de desazón y tristeza profundos, más aún, cuando nos hallamos en los últimos meses de vida del autor, asediado por una septicemia devastadora. La poética del desamparo a conciencia plena tras haber recibido el encargo del violinista Louis Krasner, compromiso que resolvería en breve espacio de tiempo. Obra expresionista en sus parámetros, cargada de condicionantes en cuanto a su estreno, que se llevó a cabo en Barcelona un 19 de abril de 1936, en medio de los temores que acuciaban a nuestro país, contando con el propio Krasner, secundado por la “Orquesta de Pau Casals”, voz y conciencia de nuestros presentimientos amargos.

    Krasner la llevaría a registro fonográfico con Scherchen, aunque en principio el deseado era A.Webern, con la “BBC Symphony O.”, precisamente en aquel Festival de Música Contemporánea de Barcelona. La muerte de Berg le supuso una repentina conmoción, por lo que sería en definitiva Scherchen quien tomase la batuta, con la misma orquesta, meses más tarde. Krasner, nacido en Rusia, acabará emigrando a los Estados Unidos. Entre sus maestros, se encontraban Karl Flesch, L. Capet y O.Seveik y pronto mostraría inquietudes por el repertorio de su tiempo, dando a conocer obras como este concierto, el “Concierto para violín”, de A.Schönberg, con Stokowski o el de A.Casella y el de Roger Sessions.

    Vale el concierto como un a modo de poema sinfónico con la mente puesta en la añorada ausente. Obra de intenciones expresivas orientadas al canto, con atención particular a las primeras notas del coral bachiano “Es ist genug”(es bastante). El encuentro con su maestro A.Schönberg, a partir de 1904, supondrá las directrices a seguir. Obras como la “Suite Lírica, trazada meticulosamente por su pasión matemática, ayudará al autor a liberarse de prejuicios, sin llegar a despreciar la interválica tonal, que sabrá usar en el desarrollo de este concierto, en el que utiliza una serie integrada por células de claro arraigo en aquellos modelos tonales. Berg, como Schumann, sentía una inclinación por lo misterioso, lo esotérico, así como una predilección por lo hermético. Resulta sobrecogedor todo lo que se oculta en el conjunto de su obra, quizás y dentro de sus secretos, con un claro destino enfocado para sus iniciados. No es posible profundizar en su lenguaje sonoro sin ampliar la sensibilidad de sus interrogantes y su carácter semántico.

    Robert Schumann con la “Sinfonía nº 1, (Primavera), en Si b.”, género de sus amores y pesadumbres, hasta el extremo de que parecía tentarle más las formas cercanas al poema sinfónico. Una obra compuesta en un breve espacio de tiempo, para que Mendelssohn, con entusiasmo, la estrene en la Gewandhaus de Leipzig el 31 de marzo de 1841. También con el orden de los tiempos tendría sus personales conflictos, aunque los mayores problemas vendrían por las acusaciones de su orquestación convencional y por la pesadez que los especialistas observarán en el conjunto de su corpus sinfónico, aceptando preferentemente el cuidado de su color orquestal bastante logrado. Sinfonismo deudor si cabe, y con un encabezado evocativo por un verso de Adolph Böttinger: Im Tale blüth der Frühlin auf” ( En valle florece la primavera). El “Andante-Allegro molto vivace”, destaca a partir de la exposición de un tema candente por su talante primaveral, que dará paso a una coda que avanza el movimiento más logrado, se trata de “Larghetto”, como no podía ser menos, dada la sensibilidad del taciturno compositor. Para el mismo, había preferido el título de la “Noche”, que expondrán con argumentos ansiados los violines con sus armonías dulces.

    El “Scherzo”, para no distanciarnos, se traza a partir de dos temas y el segundo divagando con lo que resulta un aire de danza, cercano a su apreciada tendencia al estilo de una peculiar fantasía bastante libre- de nuevo lo más granado de su inspiración en el ejerció de un sinfonismo al que pretende abordar con tímidos pasos inseguros-, ya el “Finale”, fin de trayecto, volverá a las andadas, basculando con el título de “En plena primavera”, un elemento de forzado enlace con el primer tiempo y que se alcanzará en la deseada coda, con la orquesta que canta un himno a la primavera.

    05 feb 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito