Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 26 noviembre 2022
16:13
h

Xoán Curiel y Pablo Sanmamed, en “Espazos Sonoros”

    Cumple “Espazos Sonoros” el ciclo de temporada con visitas al Castelo de Vimianzo y a las Torres de Allo, con los conciertos y los habituales encuentros enriquecedores, comenzando por Xoán Curiel, voz y guitarra, esta vez acompañado por la cantante Iris Gay, el percusionista Carlos Freire la arpista muy apreciada por su frecuentes colaboraciones Bleuenn Le Friec y el flautista Alex Salgueiro. Curiel participó en la convocatoria de 2014, entonces con Adrián Solla y Alberte Rodríguez, cerrando la misma en el Poboado mineiro de Fontao. Un artista que se presenta como cantautor de larga trayectoria y que se califica como “pop-étnico”, que recurre a sonoridades procedentes de raíces autóctonas y del jazz, y otros derivados en boga en la actualidad. Participó igualmente como actor, músico y director, cantante y bailarín en proyectos dinamizadores, entre los que se encuentran “A nena e o grilo” y “Cores do Atlántico”, con Socorro Lira, Margareth Meneçes o Joâo Afonso, En aquella ocasión citada, dio a conocer su espectáculo “Novas”, que enfrentaba temas inéditos y versiones detemas antiguos, en un formato musical diferente.

    “Treides Comigo!”, será el que tendremos esta tarde en el Castelo de Vimianzo-19´ 00 h.-, espectáculo que guarda elementos en común con algunos de los ofrecidos anteriormente en el marco de una especie de “pop medieval”, una reconocible fusión contemporánea que recurre al mundo de las cantigas de la lírica medieval, tan frecuentes en las opciones en ”Espazos Sonoros”, y en especial a las que entroncan con la tradición galaico-portuguesa, además de las figuras de los trovadores vinculados a las rutas del Camiño de Santiago. Aquí se reinterpretan y se pone música a cantigas que están en nómina de compositores activos en la memoria por la tradición que nos observa desde hace un milenio, y que se plasma en tratamientos actualizados de diferentes perspectivas.

    Xoán Curiel, es artística prolífico y arriesgado, dentro del panorama de la música gallega en este momento, como ya dejó constancia en el proyecto ofrecido en el año 2014, curso en el que el ciclo se había inaugurado con “La Reverdie”, en la Igrexa de Sta Mª de Baiona, para continuar con el siempre apreciado Marco Aurélio Brescia, “Ultreia”, el “Cuarteto Skirion”. Mercedes Hernández y Fernando Reyes, “Doa”, “Marco Beasly & Friends” y “Voltage Opposites”. El trabajo de Curiel, letrista, compositor y arreglista, realiza una labor de constante ejercicio y de libertad creativa, siempre a la búsqueda de renovadoras sonoridades, ritmos y colores. Especial reclamo tienen los ámbitos de los mundos latinos y lusófonos.

    La visita al Castelo de Vimianzo-16´30 h.-, nos pondrá en el entorno de lo que fue una fortaleza de la Alta Edad Media, y que nos da a conocer la figura de Lope Sánchez de Moscoso, un lugar de encrucijada, revueltas y saqueos, que llegó a sufrir un incendio en 1467, con la inevitable destrucción. Larga historia relacionada con estirpes gallegas y que a partir de 1973, pasará a manos de la Deputación da Coruña. Cruce histórico pues de itinerarios, que conserva cuatro torres, un puente y una muralla circular, con un patio de armas y abundantes detalles arquitectónicos de épocas diferentes.

    Para mañana día 26, traslado a las Torres do Allo (Zas), para asistir al concierto de Pablo Sanmamed- 19´00 h.-, una sesión en la que intervendrán la cantante Elena Tarrats, el viola da gamba, Xurxo Varela, el pianista Iago Mourinho, el batería Chus Pazos y el contrabajista Pablo Sanmamed. “Ben Bennas Maio”, como reclamo programático, un personalísimo trabajo elaborado por el contrabajista en 2020 y que se centra en el mundo de las “Cantigas de Alfoso X “El Sabio”, dentro de un planteamiento que se pretende diferente del conjunto de piezas de esa cumbre de la lírica medieval, en un posible entroncamiento con tendencias contemporáneas, con un acercamiento al jazz. Cantigas de loor a la Virgen y de maldecir o escarnio, en confluencia con las tradiciones sefardíes.

    Visita guiada, igualmente complementaria, a las Torres de Allo y su entorno, dos torres entre soutos y carballeiras, fuentes, hórreos y jardines, típicos de los paisajismos autóctonos, y que nos trasladan al s.XV, con la figura emblemática de Gomes de Rioboo Vilardefrancos, al servicio del conde de Altamira. En tiempos de los RR.CC, el emplazamiento original fue destruido, pero renacería de sus cenizas para paso a paso, convertirse en lo que actualmente nos ha legado la historia. Una fachada de tres cuerpos, una torre nórdica, de estilo gótico tardío, y una torre pareja, que se construirá dos siglos después. Jardines de diseño barroco, arboleda ancestral, o un curioso palomar, para este lugar que tuvo profunda relación con Víctor López Seoane, que fue su propietario entre1870 y 1900. Los años de desidia le condenaron al abandono, en medio de saqueos y espolios, hasta su recuperación por la Deputación da Coruña, con la supervisión de Iago Seara. La historia de un entorno que pasó de ser fortaleza a residencia señorial.

    25 sep 2021 / 01:01
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito