El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

2M21, un sueño para Vilagarcía que entusiasma en Compostela

29.08.2015 
A- A+

LA PLAYA DE COMPOSTELA No podía ser de otra manera. El proyecto que el equipo de arquitectos de José Luis Sánchez Agustino ha bautizado como Compostela 2M21 ha despertado el entusiasmo de ciudadanos y representantes de la empresa y el comercio tanto en Vilagarcía, el puerto natural de Santiago, como de la propia capital de Galicia. 2M21 es un ambicioso plan para la fachada marítima de la urbe arousana que pasa por recuperar el esplendor de la playa urbana, ampliar el puerto deportivo y crear un área urbana de recreo y comercio que completaría la zona. Es un sueño fácil de imaginar que, de llevarse a cabo, daría lustre al turismo de la cabecera del Salnés, hoy más conocida como ciudad de paso para los miles de visitantes que cada año la atraviesan camino de Compostela,  Cambados o Sanxenxo.  Con los ojos de Sánchez Agustino se ve a Vilarcía compitiendo con Sanxenxo como polo de atracción de veraneantes y de un turismo de calidad que busca las ventajas de una zona urbana situada en un maravilloso entorno natural, la ría de Arousa, a un paso de Santiago y bien conectada tanto al norte como al sur.  Con los mismos ojos se puede también ver –imaginar por ahora–  a cientos de compostelanos que a diario cogerán el tren para disfrutar de su playa, puesta por el AVE a tan solo veinte minutos de la estación de O Hórreo.  En los mismos vagones viajarán los peregrinos que escojan para alojarse un hotel de la urbe arousana.
Puestos a imaginar lo que es imaginable, desde el punto de vista económico, el proyecto para la playa de Compostela y su entorno supondría todo un revulsivo para la zona: con una inversión prevista de 45 millones de euros, generaría más de tres mil puestos de trabajo, una cifra nada desdeñable para una comarca que ha sido duramente castigada por la crisis económica. Y eso sólo sería el comienzo.
Vilagarcía, Compostela y Galicia entera necesitan proyectos nuevos para ilusionarse y salir con aires renovados de estos oscuros años de austeridad, recortes, cierres empresariales,  mucho sufrimiento y ríos de pesimismo. Compostela 2M21 podría ser uno de esos proyectos de la recuperación que ansiamos. Ejecutarlo podría llevar tan sólo cuatro años. Pero para sacarlo adelante es necesaria altura de miras y una buena dosis de voluntad política. Dejar caer el proyecto en el cajón del olvido otra vez sería, probablemente, un error imperdonable. Y un sueño hecho añicos.