El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

BEATRIZ CASTRO / PERIODISTA

Absurda legislación contra los 'okupas'

17.01.2020 
A- A+

A ESTAS ALTURAS de la película, solo cabe preguntarse qué cosas extrañas consumieron nuestros legisladores a la hora de dar luz verde a una ley tan absurda, confusa e injusta como la que regula la ocupación de viviendas ajenas. Y hay que plantearse también cómo es posible que la sociedad española haya tragado durante tantos años semejante bodrio normativo sin echarse a la calle para protestar. EL CORREO GALLEGO publicó ayer datos muy preocupantes de lo que está ocurriendo en Santiago con la okupación de inmuebles por parte de delincuentes o carotas profesionales, tema que el propio alcalde califica de alarmante por las dimensiones que está alcanzando, pero nada hace suponer que la legislación vaya a cambiar en los próximos años. Es más, no sería de extrañar que el Gobierno "progresista" hiciese algo para facilitar aún más las cosas a quienes deciden vivir bajo un techo que no es el suyo y, por el contrario, restringir más los derechos de los legítimos propietarios o poseedores. ¿Qué debe contemplar una ley justa al respecto? Algo tan sencillo y elemental como garantizar el desalojo inmediato -sin matices tan absurdos como los que se contemplan ahora- de quienes invadan una propiedad ajena si no tienen justo título para hacerlo, es decir, contrato o similar. Punto y pelota. Para evitar situaciones indeseables, la normativa debería sentar también muy bien el procedimiento a seguir según sea el tipo de okupa denunciado. Si se trata de delincuentes, mafiosos o caraduras pertenecientes a movimientos antisistema, tendrían que ser puestos de forma inmediata ante la autoridad judicial para responder por un delito de allanamiento de morada. Y si son indigentes o familias en situaciones extremas, entonces la ley debe garantizar la movilización urgente de los servicios sociales para proporcionales con gran celeridad techo, mantas y alimentos. Eso es lo justo. Todo lo demás, chapuzas intragables que deben ser corregidas con urgencia.