El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Más ambición frente al cambio climático

03.12.2019 
A- A+

NO ESTAMOS ACOSTUMBRADOS a que políticos y científicos hablen el mismo idioma. El pequeño milagro se acaba de producir al calor de la Cumbre del Clima, y confirma los augurios más pesimistas: la coincidencia en que el desbocado ritmo actual de contaminación amenaza directamente la existencia de la humanidad. Pedimos ayer, en esta página editorial, que gobernantes y sociedad actúen para conjurar la emergencia climática; pedimos, también, una transición ecológica justa hacia un nuevo modelo de economía verde. Damos hoy otro paso y reclamamos más ambición para revertir el calentamiento global. Se la reclamamos al medio centenar de jefes de Estado que se dan cita en Madrid -con la estruendosas ausencias de los líderes de cuatro de las potencias que más contaminan: Estados Unidos, China, Brasil e India- y a los veintinueve mil asistentes, entre expertos, activistas y técnicos de las administraciones públicas. Ya no podemos conformarnos con declaraciones tan bien intencionadas cuan vacías, no podemos repetir el fiasco del Acuerdo de París, poco más que sonrojante papel mojado, cuando la ONU avisa de que el punto de no retorno del cambio climático se nos echa encima. Ha llegado la hora de la verdad y seguir instalados en la inacción sería un suicidio, una condena de muerte para las generaciones futuras. La COP25 busca recortes más drásticos de las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero, mientras Pedro Sánchez pone el acento -lo hizo en la inauguración de la cumbre- en que solo un puñado de fanáticos niega ya la evidencia. Lo que no dijo el presidente español es que algunos de ellos son muy poderosos. Será un avance para la maltrecha salud del planeta que de los debates de Madrid salga una hoja de ruta que impulse la revolución verde, siempre con las personas en el centro de las decisiones, para construir un mundo más sostenible y justo. La concienciación social gana terreno día a día -una gran manifestación recorrerá la capital de España este día 6, en principio con Greta Thunberg a la cabeza-, y debe ser la gran palanca del cambio de políticas económicas y ambientales. No será fácil alcanzar el objetivo de recortar un 7,6 % cada año de la próxima década las emisiones contaminantes, para que la temperatura de la Tierra no suba a final de este siglo más de 1,5 grados. Pero debemos saber que si fracasamos desataremos una catástrofe sin paliativos. La receta es clara: más ambición.