El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Autónomos y recuperación económica

25.05.2019 
A- A+

DE ESTO, DE QUE LOS AUTÓNOMOS declaran a Hacienda que todavía ganan menos que antes del estallido de la gran burbuja, es de lo que hablamos cuando advertimos -en este espacio editorial llevamos ya varios años haciéndolo, por activa y por pasiva- de que los buenos vientos de la recuperación no soplan en las velas de la economía real, la de las familias, las pymes y, obviamente, los emprendedores. Las precisas estadísticas de la Agencia Tributaria reflejan que los autónomos que cotizan por el régimen simplificado de módulos declararon en 2016 rentas medias anuales de diez mil euros raspados, mil quinientos menos de los que ganaban el último año de bonanza, cuando en España todos nos comportábamos con modales de nuevos ricos. Ahora, con la economía carburando a buen ritmo y con las empresas disfrutando de beneficios in crescendo, la mayoría de estos emprendedores se declaran mileuristas, y gracias. Se completa el preocupante retrato con la comparación entre sus rentas y las de los asalariados, la mayor diferencia desde 2007: los veinte mil euros que ganan de media los trabajadores por cuenta ajena son dos mil más que en aquel año y el doble de lo que declaran los autónomos. Un dato más para la reflexión: de los 6.805 asalariados en España que declaran rentas superiores a seiscientos mil euros, solo 22 son emprendedores que cotizan por el sistema de módulos. Siendo posible que algún autónomo pueda caer en la tentación de escamotearle rentas al fisco, esta picaresca no pasa de anécdota ni niega la mayor, que no es otra que el camino del crecimiento económico está sembrado de minas, y que los negros nubarrones de la desigualdad oscurecen el territorio de la recuperación. Por eso, más allá de que el régimen fiscal de módulos se nos haya quedado caduco -coinciden en ello la mayoría de expertos-, lo que aquí de verdad debe importarnos es avanzar en la enquistada reforma del mercado laboral para garantizarles a asalariados y autónomos empleos estables, libres de precariedad, y sueldos dignos. Importa taponar la brecha de la desigualdad para alejar a los trabajadores del abismo de la exclusión. Este será, por fuerza, uno de los retos prioritarios de Gobierno y oposición, también de los agentes sociales, en la legislatura que acaba de echar a andar. Y no precisamente, ¡ay!, de la mejor manera.