El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

Balsámico consenso forestal

12.09.2018 
A- A+

¿ABRE UNA ETAPA NUEVA en el ejercicio de la política en Galicia el acuerdo parlamentario de PPdeG y PSdeG, que desbroza la maleza en   el camino para reorientar la política forestal? ¿Marca un antes y un después en el laberíntico territorio del consenso que ambos grupos unieran ayer sus votos para aprobar el dictamen de la comisión de estudio de política forestal y prevención de incendios, con un centenar largo de recomendaciones? Sin caer en la tentación de lanzar las campanas al vuelo, sí consideramos relevante esta sintonía muy poco usual en la Cámara de O Hórreo –infrecuente en cualquier ámbito parlamentario, en honor a la verdad– que va a permitir desde rentabilizar mucho mejor la gestión de las masas forestales hasta facilitar la concentración de terrenos abandonados, pasando por la planificación racional del territorio rural y el impulso a la limpieza de franjas de seguridad. En Marea y BNG han preferido quedar al margen de un consenso que va más allá de la política de extinción de incendios, y que comenzó a fraguarse tras la pavorosa crisis de octubre del año pasado, saldada con cuatro víctimas mortales y cincuenta mil hectáreas reducidas a cenizas. El pequeño milagro de ver votar juntos a populares y socialistas, de verlos remar al unísono, se sustenta en un dictamen plural y en la generosidad del grupo mayoritario para asumir recomendaciones que ponen en valor medidas que el Bipartito activó tras la devastadora ola incendiaria de 2006. Más allá de este ejemplar ejercicio de concertación –no es pequeño logro– por las dos fuerzas que copan practicamente las dos terceras partes del hemiciclo gallego, el pacto tiende puentes para que PPdeG y  PSdeG bendigan al alimón el Plan Forestal de Galicia, y aquí hablamos de palabras mayores. El Gobierno de Feijóo ya superó ocho meses de bloqueo, tras aceptar las propuestas del sector y garantizar que los cambios en la distribución de especies solo se acometerán si hay acuerdo entre todas las partes. La herramienta que marca la hoja de ruta y la puesta en valor de nuestro monte –prevé duplicar la producción de madera–   para las dos próximas décadas bien merece otro balsámico ejercicio de consenso en el Parlamento de Galicia. Ese es el camino del progreso.