Jueves 17.10.2019 Actualizado 10:46
Google    

El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

¡Basta ya de bromas, señora ministra!

20.09.2019 
A- A+

NO HABLA A HUMO DE PAJAS Alfonso Rueda cuando se revuelve contra el palmario maltrato de Hacienda a Galicia -también lo han denunciado Feijóo y Valeriano Martínez, mientras Gonzalo Caballero porfía en navegar aguas tibias- y responde con un sonoro "¡xa está ben de bromas!" a la ocurrencia de la ministra María Jesús Montero de utilizar remanentes del Fondo de Liquidez Autonómica e inyectarlos en las arcas de determinadas comunidades, casualmente todas ellas gobernadas por el PSOE. En el envenenado conflicto de las entregas a cuenta, el Gobierno de Pedro Sánchez ha ido de bandazo en bandazo hasta este esperpento de echar mano del FLA para aliviar el exceso de déficit solo de las comunidades que se desviaron; es decir, que no cumplieron. Por el contrario, las cinco autonomías que hicieron los deberes y cerraron 2018 con superávit -Asturias, Canarias, País Vasco, Navarra (estas dos con régimen foral) y Galicia- deberán esperar al menos hasta el primer trimestre de 2020 para que Hacienda les transfiera los famosos anticipos. ¿Cómo no le va a reclamar el vicepresidente de la Xunta a la señora Montero que "deixe de enredar" y libre de una santa vez los setecientos millones que el Estado adeuda a los gallegos? ¿Cómo no va a encender las alarmas el conselleiro de Facenda por el impacto de tamaño impago en áreas esenciales como la educación, la sanidad y los servicios sociales? ¿De verdad es necesario recordarles a Sánchez y a su ministra que los hospitales, los colegios y las personas dependientes no están en funciones y que tienen necesidades diarias? El malestar está más que justificado cuando no solo el Gobierno gallego aporta soluciones legales para desbloquear el pago de la deuda y evitar así la asfixia de las autonomías, sino que también desde ejecutivos socialistas hacen causa común con la vía abanderada por Feijóo, primer gobernante en alertar de lo que se les venía encima a las comunidades. Esta misma semana, la vicepresidenta de la Junta de Extremadura dijo alto y claro que sí se pueden actualizar ya las entregas a cuenta: "La fórmula pasa primero por reconocer que hay una necesidad, y que esa necesidad legal y legítimamente tiene que ser satisfecha". El problema es la nula voluntad política de Sánchez y Montero, atrincherados en sus disculpas de malos pagadores. Mejor harían en escuchar las voces sensatas que resuenan en las comunidades. Sin agravios como esta ocurrencia de la señora ministra, por favor.