El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

BEATRIZ CASTRO / PERIODISTA

Hay que bajar al detalle

27.03.2020 
A- A+

DENTRO de las grandes limitaciones de acción que tienen las corporaciones locales para hacer frente a contingencias como la que vivimos, el Ayuntamiento de Santiago está haciendo bastante bien los deberes que le corresponden. A través de ruedas de prensa diarias, el alcalde informa puntualmente de todas las nuevas medidas que va adoptando y los distintos concejales también están al pie del cañón para que la ciudad, dentro del lógico parón que padece, siga funcionando en los aspectos esenciales. La edila Mila Castro, por ejemplo, explicaba hace un par de días con todo detalle las acciones puestas en marcha para prestar servicio a las personas más vulnerables y lo cierto es que el modelo implantado en la capital gallega es tan eficaz que está sobrecargando de trabajo a los servicios sociales municipales. ¿Por qué? Porque transeúntes de otras ciudades están viniendo hacia aquí para disfrutar de las comodidades del centro habilitado para acoger temporalmente a las personas sin hogar, no otro que el seminario menor, un complejo magnífico donde los alojados disfrutan de cuartos individuales, sala con televisor y tres comidas diarias. Por toda la ciudad se ven también a numerosas patrullas de la Policía Local velando para que, a las órdenes del concejal Gonzalo Muíños, nadie se salte el confinamiento, y operarios de todo tipo siguen regando las calles, cuidando los jardines y transportando en autobús a los que necesitan ir a trabajar. De igual forma, Sánchez Bugallo acaba de anunciar la reforma de bastantes medidas fiscales con el fin de no agobiar con impuestos a los empresarios y particulares que están sufriendo una grave merma de sus ingresos, aunque sin duda será preciso ajustar mucho más dichos incentivos para tener en cuenta las particularidades de los más afectados por la crisis. Ojalá todo funcione correctamente. De la crisis sanitaria saldremos, pero el duro frente económico también habrá que superarlo. Y ahí es donde los ayuntamientos pueden y deben bajar al detalle.